El Aston Martin DBX podría tener nuevas variantes

por Christian Martinez

A pesar de que su popularidad ha ido en constante aumento, Aston Martin no tiene un buen momento financiero, ya que los resultados del año pasado no fueron los esperados, y los efectos de la pandemia del coronavirus ha generado importantes problemas en las ventas.

Por eso es que necesitan generar dinero, y rápidamente. Por otro lado, el DBX (el primer SUV de la marca) ha tenido una muy buena recepción y ventas, transformándose en lo que fue el Cayenne a Porsche: una máquina de hacer dinero. Aprovechando el momentum de ventas (que tiene unidades con fecha de entrega hasta el 2021) ya están planeando unas versiones derivadas del DBX para apuntar a una mayor cantidad de potenciales clientes.

La primera sería un modelo alargado, pensado especialmente en el mercado chino donde no es raro ver modelos con una mayor distancia entre ejes disponibles sólo en ese mercado. Otra posibilidad es que sea una silueta tipo coupé, manteniendo el tamaño actual. Esto porque no esperan hacer un SUV más pequeño (como lo tiene Porsche con el Cayenne/Macan) sino que quieren mantener el tamaño actual, o crecer, ya que ese proceso de diseño y fabricación es más fácil, y permite mantener la silueta característica de la marca.