Mini JCW GP choca el mismo día de su entrega y con menos de 40 kilómetros

por Gabriel Baeza

Cuando la emoción del juguete nuevo te traiciona y el exceso de confianza, ocurren desastres documentados como el triste espectáculo que protagonizo un Youtuber en el patio de su casa, que choco un flamante Mini John Cooper Work GP el mismo día de su entrega.

Se trata de un modelo que es fabricado en una serie limitada de solo 3.000 unidades, por lo que al menos queda claro que ahora son 2.999 unidades de este total. El video completo comienza con la gran emoción de haber recibido el nuevo juguete hasta que ocurre el accidente.

Número 225 de 3000

Recordemos que el Mini John Cooper Work GP es la edición más potente y extrema del modelo ingles, con un motor de cuatro cilindros, 2.0 litros, que entrega una potencia de302 Hp y 450 Nm de torque, y le permite acelerar de 0 a 100 km/h en solo 5.1 segundos y alcanzar los 265 km/h.

El video muestra desde que llega el modelo a su casa, de una manera un poco especial, en una caja gigante, y luego el nuevo y feliz dueño comienza a jugar con el en el patio de su casa, debido a la cuarentena y la imposibilidad de circular por caminos abiertos. 

Entonces, creando una especie de circuito en el patio alrededor de su casa y aprovechando el pasto, árboles y terraza, comenzó a girar contra el tiempo. El problema fue que por tanto girar, formo una especie de rodera, que al pasar con el freno de mano, hizo que el automóvil deportivo se volcara hacia la izquierda. 

Interesante colección de autos

Este Youtuber cuenta con una interesante colección de automóviles en su garage, donde podemos ver algunos interesantes como un Ferrari 812 Superfast, un Lamborghini Aventador, un McLaren 675 LT, entre otros. Claramente, el Mini JCW GP no estará dentro de esa colección. 

Luego del accidente, en el que afortunadamente el conductor salió ileso, el Mini JCW GP no corrió la misma suerte, ya que se puede apreciar los daños en el techo, pilar A, parabrisas, capot y otras partes, cuando apenas cumplía 38 kilómetros en su odómetro.

Una real pena y que sin duda, podría haberse evitado.