¿Qué son las luces DRL y por qué se han vuelto tan populares?

Son las siglas del inglés Daytime Running Lights, que denomina al sistema de luces delanteras que se encienden automáticamente al dar arranque al vehículo. Su efectividad a nivel de seguridad vehicular está probada por diversos estudios.

por José Ignacio Gutiérrez
DRL

Quienes tienen 30 o más años, estuvieron desde siempre acostumbrados a que las luces de los vehículos se encendían de noche -media hora después de la puesta de sol, como detalla la Ley de Tránsito- y se apagaban durante el día. Y resultaba muy lógico si se piensa que la función de un sistema de iluminación vehicular estaba limitada precisamente a alumbrar el camino. La realidad hoy es muy diferente y, de hecho, prácticamente no quedan autos sin luces DRL (luces de encendido diurno), pese a que la Ley 18.290 ni siquiera las recoge. ¿Qué son las Daytime Running Lights y por qué en un par de décadas se volvieron un elemento tan importante y popular?

DRL

Partiendo por el inicio, las luces DRL son precisamente aquellas que se prenden apenas se arranca el motor y sin necesidad de que el conductor gire una perilla, oprima un botón o mueva una varilla. En general se hallan de dos tipos: halógenas o LED, siendo estas últimas las más populares hoy por hoy al consumir menos energía y brindar un haz de luz mucho más blanco (y brillante) y que, por ende, es visible desde mayor distancia. Este último punto es central, ya que explica el nacimiento de las luces DRL, que -a diferencia de las luces bajas y altas- tienen la única finalidad de que el auto sea visible para los demás conductores y usuarios de las vías. Al ser blancas indican además -y sin espacio a error- que el vehículo está viniendo y no yendo. Es por este motivo que las luces de encendido DRL no operan para los faros de posición traseros.

DRL

Estas luces DRL, a menudo en forma de tira, están ubicadas dentro de los faros principales (o nacen de ellos), en la parte baja del parachoque (como los neblineros) o incluso entramados en la parrilla frontal. Con el tiempo, dieron también espacio a los diseñadores automotrices para crear identidades propias en sus modelos o marcas (el lenguaje de diseño, que hoy resulta clave, comercialmente hablando).

¿Sirven las DRL para evitar situaciones de riesgo?

En 2002 un estudio del Instituto de Seguros para la Seguridad en las Carreteras de EE.UU. (IIHS, por sus siglas en inglés), que recogió datos en nueve estados en un lapso de cuatro años, determinó que durante el día los automóviles que no contaban con luces DRL se veían involucrados un 3,2% más en choques y colisiones que los vehículos que sí integraban este sistema. Mucho antes, en Minnesota se tabularon los datos de 184.637 siniestros vehiculares ocurridos entre 1995 y 2002, identificando los VIN de los autos involucrados para determinar cuáles tenían y cuáles no contaban con DRL. Los resultados fueron concluyentes, pues mostraron que un auto sin DRL tiene un 1.73 más de probabilidades de verse involucrado en una colisión o un choque.

DRL

Finlandia fue el primer país del mundo que estableció la obligación de luces DRL. Lo mandató en 1972 para todos los vehículos de cuatro ruedas, pero la ley solo era exigible durante cinco meses al año (en el periodo de invierno). En 1997 se aplicó la normativa durante los 12 meses y en todo el territorio. Su vecino Suecia aplicó también esta norma ese mismo año. Casi una década más tarde, en 2011, la Unión Europea lo hizo también requisito para autos livianos y un año después aplicó la misma norma para camiones y buses.

DRL

En América, el país pionero en adoptar la norma de las DRL y empujar su uso, fue Canadá que lo hizo mandatorio en 1990. Ese mismo año, General Motors pidió a la National Highway Traffic Safety Administration (NHTSA) permitir este tipo de tecnología en EE.UU. para evitar hacer modificaciones entre los vehículos que vendía en uno y otro lado de la frontera. En 1995 se permitió la incorporación de este avance, pero lo curioso es que jamás se hizo obligatorio y simplemente los fabricantes lo adoptaron como una sana costumbre.

¿Qué dice la Ley en Chile?

Como en Estados Unidos, la normativa general nacional (la Ley de Tránsito 18.290) tampoco nombra las luces DRL, aunque sí se mencionan expresamente en el Decreto 22 del Ministerio de Transportes y Telecomunicaciones, publicado el 20 de mayo de 2006 y que entró en vigor el 1 de enero de 2007.

DRL

En el artículo 9 del mencionado texto legal se señala queLos vehículos motorizados, que en su fabricación hayan sido dotados de luces de circulación diurna podrán utilizarlas. Para efecto de este reglamento se denominarán luces de circulación diurna, a dos luces blancas o amarillas frontales, que indican que un vehículo está en movimiento o se dispone a hacerlo, las que deben encenderse conjuntamente con el encendido del vehículo y solo pueden estar encendidas conjuntamente con las luces traseras fijas. Los vehículos motorizados, cuando circulen por rutas interurbanas, incluso cuando estas rutas atraviesan zonas urbanas, deberán hacerlo con sus luces de circulación diurnas encendidas; en caso de no contar con dichas luces, deberán hacerlo con sus luces bajas encendidas“.

Como ves, este decreto rescata grosso modo el espíritu de la tecnología de luces DRL, aunque señala que “solo pueden estar encendidas conjuntamente con las luces traseras fijas“, lo que en la práctica no se da ni tiene sentido. Finalmente, no olvides que las luces DRL son -como su nombre indica solo de uso diurno- y que durante la noche es requisito indispensable circular con las luces bajas para alumbrar hacia adelante y ser visto desde atrás.

¿Qué te parece la irrupción de las hasta hace no muchos años desconocidas luces DLR? ¿Tenías idea de su historia y su adopción alrededor del mundo?