Digno del SEMA: Un Toyota Prius con motor Hemi V8 de 1000 hp es la mejor contradicción en cuatro ruedas

por Don Ruta

Prius. Por definición de la cultura automotriz internacional, es el auto que realzó la importancia en la industria de hacer vehículos que generaran menos contaminación, y el auto más aburrido que te puedes comprar (también es el peor generador de smug, según South Park). Pero en el show SEMA de este año presentaron una versión modificada de un Toyota Prius que es una contradicción en sí mismo, que confundiría hasta a Chuck Norris, y que crea tal distorsión de la realidad alrededor que podría dividir por cero. 

Este Prius tiene bajo el capot no un silencioso y ecológico motor que rinda casi 40 km/litro, sino que un 6.2 V8 Hemi, directo de un Dodge Challenger Hellcat, con un nuevo supercargador y sistema de escape, que lo dejan generando 800 hp a las ruedas, pudiendo llegar a de 1000 hp. En un Prius.

Esta “pequeña” modificación (junto a una gran cantidad de refuerzos estructurales, suspensión, frenos, jaula tubular certificada por la NHRA y paneles de aluminio en carrocería y piso) lo transformaron en uno de los vehículos más rápidos del evento, lo cual ya dice bastante acerca de sus cualidades. De hecho en los 400 m está marcando cerca de 8 segundos, menos que los últimos super(hyper)cars que se han presentado.