Retrotest

Peugeot 107 1.4 HDi 2007: Bueno y en frasco chico

Peugeot 107 1.4 HDi 2007: Bueno y en frasco chico

Un juguete para la ciudad… está es la mejor definición para el nuevo citycar Peugeot 107 1.4 HDI, hermano mellizo del Citroën C1 y del Toyota Aygo (no disponible en Chile). Este modelo es fabricado en la planta situada en Kolin (República Checa), propiedad de TPCA (Toyota Peugeot Citroën Automobile).

Hace tiempo que a Peugeot la faltaba de un modelo pequeño, especialmente tras la desaparición del 106 y más aún luego de la fuerte arremetida de los fabricantes asiáticos, que se han hecho de gran parte del mercado de los autos citadinos. Por ello, en parte la “misión” de este 107 es recuperar un espacio en este emergente mercado.

Este pequeño y dicharachero ciudadano está enfocado, principalmente, para circular por la ciudad. De serie viene con ABS y airbags delanteros, cierre, alzavidrios y cierre central, entre otros elementos. Su precio es de $6.830.000 (julio de 2007) en la única versión disponible.

10

Es muy cómodo en los asientos delanteros y hay suficiente espacio para dos personas altas atrás. Tiene una carrocería bien aprovechada y funcional, con buena visibilidad y un acceso a las cuatro plazas está bien resuelto. Además el parabrisas, retrovisor y tablero quedan lejos, lo que favorece la sensación de espacio delante.

Su equipamiento es sencillo y algo reducido, por ejemplo la guantera no tiene tapa o un mando para cerrar el cierre central desde dentro. Lo bueno, su motor diesel tiene una excelente respuesta y un bajísimo consumo. En el mercado chileno, este 107 pretende captar principalmente a un público joven (primer automóvil) o más bien puede ser considerado como el segundo auto de la casa, con un uso casi exclusivo para la ciudad.

A la hora de juzgar el habitáculo, debemos tener presente que este pequeño felino difícilmente saldrá “de paseo”. Por ello, los diseñadores buscaron sacrificar el maletero (tan sólo 139 litros de capacidad), para otorgar mayor espacio a los cuatro pasajeros, en donde los dos de atrás irán tan cómodos como en modelos más grandes. El interior del 107 da la sensación de ser económico dado sus carencias de equipamiento y los asientos con cabecera integrada. A nuestro juicio, lo que tiene peor aspecto son los mandos de la climatización, que son de un plástico de mala calidad.

Acá encontramos una atípica consola, que sin embargo resulta útil, entretenida, clara y cuando menos, singular. En un único círculo anclado a la columna de dirección se agrupan el velocímetro, los indicadores luminosos y una pequeña pantalla de cristal líquido que indica el nivel de combustible y el kilometraje parcial y total. ¿Echa de menos algo?, el cuentarevoluciones. Este se encuentra en una simpática “oreja” en la parte superior izquierda del panel de instrumentos.

02

ADN FELINO

El 107 se beneficia en su uso diario de unas dimensiones y peso muy reducidos (3,43 metros de largo y 790 kilos de peso). Acá la marca del león ha buscado con esta carrocería una identificación familiar, que consiguen gracias a un parabrisas de inclinación aguda y una generosa parrilla frontal, que ha marcado tendencia en Peugeot desde la llegada del 407 y luego con la nueva generación del exitoso 307.

Por fuera, su procedencia felina está clara y pequeños detalles lo diferencian de sus hermanos. Destaca por sus dos focos delanteros bastante grandes, de forma almendrada, elevados y atrás por sus grandes pilotos verticales. Los faros delanteros son distintos a los del Citroën C1 ya que los intermitentes van en la parte interior en vez de la exterior de los faros.

El 107 es muy bueno tanto por la respuesta del motor tanto como por consumo. Y tiene muy poca tendencia a moverse con brusquedad. Gasta alrededor de 24 km/litro de consumo mixto (ciudad-carretera). Su estanque es de 30 litros. Tuvimos la oportunidad de probarlo en carretera rumbo al sur (cerca de 300 kilómetros) y en carretera muestra una rendimiento notable. Es muy ágil, recupera bien y tiene una estabilidad digna de modelos superiores. Como su peso es bajo el motor 1.4 litros de 54 CV llega hasta los 120 km/h con facilidad, como algunos modelos superiores y algo más potentes. Lo malo, el sonido y vibraciones del motor diesel y el exceso de tacto de la caja de cambios, algo dura y poco precisa.

En general el pequeño 107 es bastante fácil de manejar con un comportamiento dinámico y divertido pero con unas suspensiones enfocadas al confort y que pueden ser algo dura para viajes largos.

09

En la ciudad se desliza como “pez en su pecera”. Se desplaza con total comodidad por el espeso transito capitalino y por calles angostas. Sus 3,43 metros de longitud hacen que cualquier mínimo espacio baste para estacionarlo (lo que se agradece mucho, por cierto).

Este pequeño de Peugeot nace con una evidente orientación ciudadana, ideal para adentrarse en la ciudad por su contenidas dimensiones y con una economía y prestaciones más que suficientes. Sin duda, un juguete concebido para la urbe.

LO BUENO

  • Agilidad del motor
  • Excelente consumo
  • Facilidad de conducción
  • Cómodo a pesar de su tamaño

LO MALO

  • Plásticos pobres
  • Guantera sin tapa
  • Casi nula maletera

08

CARACTERISTICAS TÉCNICAS

Precio unidad testeada: $6.830.000
– Motor:Turbodiésel de cuatro cilindros.
Inyección directa de alta presión
– Cilindrada: 1.399 cc.
– Potencia. 54 CV/4.000 rpm
– Par máximo: 130/1.750 rpm
– Tracción: Delantera
– Transmisión: Manual de 5 velocidades
– Dirección: Asistida
– Velocidad máxima. 154 km/h.
– Aceleración de 0 a 100 km/h: 15,6 segundos
– Neumáticos: 155/65 R14
– Largo: 3.430 mm
– Ancho: 1.630 mm
– Alto: 1.470 mm
– Capacidad de estanque: 35 litros
– Peso e vacío: 935 kilos
– Consumo urbano: 18,8 km/l
– Consumo en carretera a 90 km/h: 29,4 km/l
– Consumo mixto: 24,3 km/l

Retrotest
@gabobaeza

Ingeniero Civil Industrial de profesión, tuerca de corazón desde mi primer auto a pedales. Deportista part-time y bueno para viajar. Aficionado al todo terreno y a todo lo que incluya aire libre

Más en Retrotest

Subaru MV 1800 4WD 1993: Una camioneta muy singular

Raúl Fariasseptiembre 30, 2016

Toyota Cressida 2.4 GL 4AT 1992: Lujo en su máxima expresión

Raúl Fariasseptiembre 23, 2016

Mazda 929 2.0 DX SW 1989: Un familiar japonés excepcional

Raúl Fariasjulio 29, 2016

Honda Accord 1.6 EX Hondamatic 1983: Sedán muy equipado

Raúl Fariasjulio 22, 2016

Toyota Corolla 1.3 XL Special 1992: Un clásico es para siempre

Raúl Fariasjulio 15, 2016

Subaru REX 600 (1977-1983): El pequeño que nos revolucionó

Raúl Fariasjulio 6, 2016

Volvo V70 R 1997: Recuperando un clásico de las station deportivas

Mauricio Carvallodiciembre 18, 2013

Renault Sandero 1.6 2009: Amplitud para llenarlo de ideas

Mauricio Carvallooctubre 1, 2013

BYD F3R 1.5 2009: Imitando lo bueno

Mauricio Carvallooctubre 1, 2013

Send this to a friend