El Partisan One es un vehículo mecano que quiere ser militar

por Don Ruta

Estamos claros en que las principales características de un vehículo para uso militar es que sea simple, fácil y rápido de mantener y reparar, y de una fabricación y transporte a bajo costo. El Partisan One cumple con todo lo anterior, o al menos eso es lo que promete.

Si tomamos un set de mecano (el juguete para construcción por excelencia antes de que aparecieran los Lego) y tratamos de hacer un vehículo, lo más probable es que terminemos con algo así. Pero a diferencia de lo que hagamos, este tiene el background de haber sido diseñado por un ingeniero automotriz ruso, que pretendía hacer “el mejor vehículo para las peores condiciones”, y que sea fácil de transportar, ensamblar y mantener incluso en las condiciones más adversas.

Esa es la principal ventaja de ser fabricado a partir de vigas y canales de acero, con placas y uniones atornilladas. Desarmado (como un kit car) se pueden transportar 5 unidades dentro de un container, donde se llevan regularmente un vehículo militar convencional. Sin embargo, su principal ventaja también será su principal falencia.

La forma completamente cuadrada y fabricación con vigas de acero no le hará ningún favor al consumo de combustible ni resistencia aerodinámica. Y aunque hablan de él como un vehículo militar (con la posibilidad de incorporar placas de blindaje) el que utilice pernos y tuercas para unir las piezas lo hará tremendamente débil para resistir algún tipo de explosión, ni hablar de los canales de acero cortados para doblarlos. También está el flaco favor que hacen las puertas cuadradas, con bisagras débiles a la vista y amarradas con cordel al momento de las fotos, epic fail en una presentación seria.

Cierre con pitilla grado militar.

Sin embargo sí le veo aplicaciones útiles, como el ser utilizados para misiones de paz, o ayuda en países del tercer (cuarto o quinto) mundo, donde el conseguir cualquier repuesto signifique buscar alguna parte donde haya electricidad, importar y esperar un par de semanas. Ahí es cuando una entrega económica y rápida de varios vehículos (que se puedan literamente armar y desarmar con un juego de dados, desatornilladores y un alicate) significa una gran diferencia entre vehículos funcionales o caros maceteros que esperan repuestos.