¿Para disfrutar o llorar?: Peores autos concepto en 20 años

por Don Ruta

Los vehículos conceptuales generalmente presentan versiones más agresivas o equipadas de próximos vehículos comerciales, o sirven también para mostrar nuevos lenguajes de diseño y las líneas que serán características de la marca durante los próximos años. Pero también hay conceptuales que sólo le gustan a su diseñador, y que te hace preguntarte cuales son las nuevas drogas de moda.

Ahora te mostraremos algunos de esos conceptuales, que pasaron al olvido o al más oscuro rincón de la bodega de la planta.

Buick Signia (1998)

Hace muchos años que Buick trata de retomar el rumbo perdido, para volver a ser importante. Si bien ha logrado algo de su cometido gracias al mercado chino, aún le falta mucho para volver a ser un actor importante en EEUU. Con conceptos como el Signia, es fácil entender por qué les ha costado tanto. Era una buena idea (una primera idea de crossover, con una plataforma existente a la que le agregaron doble tracción, algo más de despeje de piso, y un amplio espacio de carga) que implementaron de forma horrible. 

Buick Cielo (1999)

Un año después de la presentación del Signia Concept, volvieron con otra idea extravagante, un sedán convertible de 4 puertas, que une en una línea circular el pilar A y C, dando un perfil peculiar. ¿En serio Buick?

Pontiac Aztek (1999) 

El Aztek era de esos vehículos que lo tenían todo para ser un concept que nunca vería la luz. Pero los genios de Pontiac decidieron atornillar al revés y destruir la imagen de la marca.

Mercedes Benz Vision SLA (2000)

El inicio del nuevo siglo fue curioso en el mundo automotriz, ya que de repente (al menos entre 2000 – 2005) muchos fabricantes empezaron a hacer conceptos con colores y formas que los hacían parecer como autos de juguete. A pesar de lo extraño, los detalles del Vision SLA como la nariz en punta del capot permanecieron en el SL, SLK, y el SLR McLaren.

Dodge Super8 Hemi (2001)

Siguiendo con los conceptos estilo juguete, Dodge presentó su primera idea de un sedán con un estilo retro, grande, cuadrado y de aspecto musculoso. Por suerte depuraron correctamente la idea, para llegar finalmente al Chrysler 300C, que lamentablemente no tuvo el éxito merecido gracias a que aparte del aspecto, la mecánica también era algo “retro”.

Kia KCV-II (2002)

Fue solamente a mediados de la primera década de este siglo que Kia se comenzó a perfilar como una marca llamativa e interesante, y mucho de eso es gracias a la llegada de Peter Schreyer, anterior diseñador para Audi y Volkswagen, al grupo Hyundai-Kia. El concepto KCV-II claramente es de la época anterior a Schreyer (o el oscurantismo de Kia) ya que no se parece en nada a algún modelo de Kia, ni tampoco dejó algún rastro de sus líneas en los modelos siguientes (por suerte).

Volkswagen Concept T (2004)

Antes de presentar la Amarok, Volkswagen quiso arriesgar con un concepto de todoterreno grande, la Concept T. Una curiosa apuesta, con un diseño que parece muy plástico, y unos focos delanteros que simulan ser flotantes, que junto a un perfil abultado y de curiosas formas eran más un intento de presentar algo llamativo y curioso en un evento, que un adelanto de algún modelo futuro. Sin embargo, algo de su aspecto se puede ver en el vehículo usado para las competencias de rally tipo Dakar.

Bentley EXP 9 F (2014)

Un concepto contemporáneo mal recibido fue el primer intento de SUV de Bentley. El EXP 9 F tuvo tan mala respuesta, tanto de la crítica especializada como de potenciales compradores, que en Bentley no tuvieron más remedio que volver a los tableros de diseño y cambiar el aspecto completo del vehículo.