Lanzamiento Mundial en Chile del nuevo SUV compacto DFM AX5

por Raúl Farias

El martes y miércoles recién pasados, Chile nuevamente fue el país escogido por una marca para realizar la presentación mundial de un nuevo modelo. En esta ocasión se trata del SUV compacto AX5 de DongFeng Motors, más conocida como DFM, representada en nuestro país por Cidef. Les adelantamos que este nuevo integrante será puesto a la venta a contar de marzo de 2018 con un rango de precios de entre los $8 millones a $10 millones de pesos.

¿Por qué Chile es importante para DFM?

China es el mercado automotriz más grande del mundo, con un registro de 28 millones de unidades colocadas durante el pasado ejercicio, de la cuales 3.8 millones fueron fabricadas por DFM en conjunto con sus joint venture con marcas del Grupo PSA, Honda y KIA. En Chile la marca vive un momento interesante, por cuanto al lanzamiento del cuarteto de nuevos modelos: A30, Joyear X3, AX30 y AX7 en 2016, dicen que nuestro país es el mercado más importante de esta región. De ahí que se entienda la “Premiere Mundial” de dos días para AX5, la primera de las cuales tuvo lugar en Hacienda Santa Martina con la presencia de ejecutivos de la marca, representantes nacionales, concesionarios y representantes del rubro automotriz nacional.

Rutamotor estuvo presente durante la segunda jornada de pruebas de manejo para la prensa especializada, oportunidad en la que se realizó una presentación más detallada del producto, además de tener habilitada una pista de pruebas conformada por cuatro estaciones: frenado, curvas trazando una suerte de ocho, suspensión y aceleración.

DFM ha aplicado en este nuevo modelo las últimas tecnologías disponibles a objeto de satisfacer las necesidades que tienen los compradores de este tipo de vehículos: un SUV deportivo, económico y que cumpla con todos los estándares de calidad.

Un vistazo a su propuesta estética

Haciendo un somero análisis de sus líneas estamos en presencia de un SUV que no rompe con los paradigmas ya vistos en otros modelos de su segmento, pero que luce elegante y con algo de deportividad. Su frontal presenta un capó con dos nervaduras en relieve que le otorgan cierta robustez. Un papel preponderante lo juega, la demasiado ancha parrilla frontal, que le quita protagonismo a sus afilados ópticos. Esta máscara es parcialmente cromada, con el logo del fabricante al centro, puesto que su sección inferior presenta un acabado en negro brillante.

El parachoques ocupa gran parte de esta sección del AX5 con dos nervaduras que sobresalen en sus esquinas superiores en juego con el espacio vertical dispuesto para la tira de luces LED diurnas con efecto tipo diamante, que bien podrían haber ido incorporada en las luces principales.  La sección central del parachoques presenta una toma de aire ocupada por un listón en negro brillante para la placa patente y dos pequeños espacios circulares en los que se ubican los neblineros, muy pequeños de diámetro a nuestro juicio, con una ornamentación cromada que recorre todo los laterales de la toma de aire. Finalmente en la sección inferior central encontramos un difusor de aire satinado.

De costado presenta líneas ascendentes hacia su zaga, con pasos de ruedas marcadas y espejos tipo bandera con señalizador incorporado. Al menos en la variante cuyas fotos ilustran esta nota, los vidrios laterales traseros y posterior son del tipo polarizado, mientras que un revestimiento de resina plástica recorre todos los bajos del AX5. La sutil presencia de los roof rail refuerzan sus líneas, además de ayudar a reducir la resistencia aerodinámica producida por el viento.

Por detrás encontramos una antena fija tipo aleta de tiburón a tono con el color de la carrocería, un spoiler superior en cuyo centro se ubica la tercera luz de freno, que da paso a una amplia superficie vidriada con limpialuneta incorporado. Las luces traseras del tipo LED, destacan por su color rojo y se adentran en los hombros laterales del AX5, que recuerdan a ciertos modelos de una marca japonesa Premium. El listón que en secunda el portapatente va parcialmente cromado, mientras que las monografías de la marca y modelo, en cromados en relieve, se ubican del costado izquierdo y derecho del portalón.

La zona del parachoques trasero luce parcialmente del color del auto, con la presencia de dos neblineros/luces reflectoras en las esquinas y la zona baja en resina plástica, además del consabido difusor de aire trasero central satinado.

Sus dimensiones alcanzan los 4.501 mm de largo; 1.806 mm de ancho y 1.650 mm de alto, mientras que su batalla llega a los 2.630 mm. Calza neumáticos Wanli Harmonic con dos medidas, dependiendo de la versión: 215/60 R17 o 215/55 R18, con llantas de aleación ligera de serie.

Interior acorde a los tiempos pero sin estridencias

Su cabina se presenta acorde a sus dimensiones exteriores y su batalla, con espacio sufuciente para albergar a cinco ocupantes, con un estilo contemporáneo y tecnológico. Sus asientos, hechos con material ignífugo, presentan un revestimiento en cuero y tela bitono, agradable a la vista, aunque resultan poco mullidos. Detalles tecnológicos son la presencia de sistama de entrada Smart Key, botón de encendido y pantalla táctil, volante de cuero multifuncional, completo computador de abordo a color de 3,5″, que considera incluso monitor de presión de los neumáticos. Sin embargo, le juega en contra el tamaó del display del climatizador, demasiado pequeño a nuestro parecer, que lo hace muy poco legible con el sol dando sobre él o en situación de manejo normal.

Otro aspecto destacado es la presencia de luces ambientales LED en el techo, lo que ayuda  a la eficiencia energética y lograr una mejor performance de iluminación. Su portaequipajes admite desde los 360 litros hasta 1.201 litros, si reclinamos los asientos traseros, pero la boca de acceso pudo haber estado un poco más baja para efectos de hace más fácil las labores de carga y descarga.

Motor turbo de 1.4 litros

Su mecánica corre por cuenta de un motor de aluminio (de desarrollo propio, probado por más de 160 mil kms. bajo condiciones extremas) bencinero turboalimentado (DFMA14T) que entrega 1.4 litros de desplazamiento, con 138 HP de potencia y un par de 196Nm disponibles entre las 1.800 y 4.500 vueltas. Esta planta motriz va asociada a una caja manual de cinco relaciones o una automática de seis con doble embrague (DCT). Su rendimiento mixto alcanza los 14,5 km/l. Emplea gasolina de 93 octanos.

La tecnología aplicada está dada por estándares europeos de alta calidad, destacando la presencia de la norteamericana Honeywell en su turbo, Delphi en la electrónica del motor, mientras que el sistema de frenado e inyección es provisto por la alemana Bosch. Finalmente la caja automática es responsabilidad del afamado fabricante Getrag, que surte de caja a marcas de autos de alta performance como BMW y Porsche.

Su chasis estrena una nueva tecnología de soporte reforzado independiente, reforzado en el eje posterior, suspensión delantera del tipo Mc Pherson y viga de torsión trasera, además del uso de una barra de torsión transversal que reduce el estrés de la suspensión, mejorando su eficiencia.

En el apartado de seguridad, contempla de serie sistema de frenos ABS con EBD y ESP, una dotación que va desde las dos a seis bolsas de aire, además de sistema de anclaje de sillas infantiles ISOFIX. También dispone de sistema de asistencia en pendiente, que mantiene frenado el auto unos segundos al soltar el pedal del freno. La gama de colores contempla seis tonalidades: azul eléctrico, blanco, gris grafito, gris plata, naranjo cobre y rojo burdeo. ¿Qué opinas?

Fotos: Raúl Farías