¿Lamborghini podría probar la “fórmula Outback”?

por Don Ruta

Si hablamos de Lamborghini, inmediatamente viene a la mente imágenes de superdeportivos italianos, de líneas bajas y angulosas, con diseños que dejan indiferente a nadie, y muy rápidos en la pista. Salvo por el próximo Urus, un nuevo SUV de la marca que seguirá con las mismas líneas de diseño.

Pero posiblemente se agregue otro tipo de vehículo más a la lista, ya que según nuevos rumores, se están preparando cambios en las oficinas de Sant’Agata. El principal rumor sería el entregar el control de Lamborghini a Porsche, misma historia que se repite en Alemania, donde se habla que Audi pasaría a estar bajo el control de Porsche, junto a Bugatti y Bentley, logrando una sinergia y comunicación entre marcas mayor a la actual.

El futuro de los modelos, salvo el Urus, es algo difuso. Se tiene claro que aparecerán unas variantes del Huracan, como el Speedster, GT3, SV, Targa, y Superleggera, pero ninguna de esas suena tan atractiva y arriesgada como la Safari.

En el Huracan Safari es donde podrían aprobar la “fórmula Outback (patente pendiente) como hemos llamado a las versiones de suspensión levantada, doble tracción y bajos reforzados de vehículos de calle, para llamarlos “crossovers”. Sería así un Lamborghini con mayor despeje del suelo, ideal para los caminos no pavimentados, donde una mayor altura y tracción total es fundamental.

No es una idea 100% nueva, ya que hace unos años atrás habían presentado el Parcour Concept (en las fotos) que era un Gallardo con el mismo concepto de crossover, pero que nunca vio la luz. Pero como ahora el mercado está repleto de vehículos todo terreno (con actores como Bentley y Rolls Royce metidos) que tienen cada vez mayor demanda, podría no ser necesariamente una volada con ácido de los diseñadores, sino que un interesante concepto que podría transformarse en la nueva máquina de hacer dinero para los italianos.