La producción inglesa de autos peligra gracias al Brexit

por Christian Martinez

El salir del acuerdo económico de la Unión Europea le ha traído más de un dolor de cabeza a los diferentes fabricantes automotrices instalados en Inglaterra, sean marcas nacionales o extranjeras con fábricas instaladas en el Reino Unido.

Esto porque si salen de la zona económica conjunta de la Unión Europea perderían una serie de exenciones de impuestos y otras ayudas económicas, lo que encarecería la producción local y la exportación a otros mercados. Además de esto, las últimas estadísticas dicen que en Inglaterra (y el Reino Unido en general) ha caído la demanda de vehículos, que ayuda a bajar aún más los números de producción y ventas.

Una de las marcas que tiene la planta de fabricación más importante es Honda, quienes ya anunciaron que no tienen la capacidad de absorber el sobreprecio que tendría su producción tras el Brexit, y que si llega a hacerse efectivo no tendrían otra opción mas que decir “chao noh vimoh” a la fabricación en el país (a pesar de que hace un año dijeron que su situación no cambiaría) La planta de Vauxhall también habría anunciado su cierre en caso de que el Brexit se lleve a cabo.

Aston Martin, otro de los representantes de la fabricación del país, fue tajante al decir que detendrán su producción en el país si no hay un acuerdo, ya que para asegurar su fabricación en algún otro lado (China, EEUU u otro) les tomará tiempo importante.

Otras marcas, como Ford, Toyota, Nissan, o Jaguar Land Rover, dijeron que deberán analizar su situación “caso a caso”, para ver si sigue siendo válido el modelo de negocios tras la posible alza de costos, ya que casi un 80% de la producción total de automóviles se exporta hacia la Unión Europea. Y de cerrar las plantas sería un tremendo golpe a la economía, ya que son casi 15,000 los puestos de trabajo directos en planta, y falta contabilizar los empleos indirectos (proveedores, fabricantes de partes, prestadores de servicios, etc). De hecho se podría repetir el “Efecto Detroit” en varias ciudades, similar a lo que ocurrió en Lota y Coronel (Chile) cuando cerraron las minas de carbón.