KIA se apronta a ingresar al segmento de los sedanes “Low Cost” en Chile con su nuevo Soluto 2020

por Raúl Farias

KIA Chile, en el marco de la muestra Expo Taxi & Transfer, mostró en su stand, lo que se espera sea su nueva apuesta, esta vez en el segmento de los sedanes compactos “Low Cost”, donde compiten modelos tales como: Chevrolet Sail, Chery Arrizo 3, Renault Symbol, Suzuki DZire y Volkswagen Voyage, por nombrar algunos. Nos referimos al nuevo Soluto, primer modelo de la marca, que llegaría a Chile, proveniente desde China, ubicándose por precio, justo por debajo del Rio 4, con un precio que debiese estar entre los $5.5 millones y $8 millones.

Según pudimos indagar “In Situ”, el modelo sería lanzado como año modelo 2020, en dos versiones, ambas equipadas con el motor bencinero Kappa de 1.4 litros (1.368 c.c.) Dual CVVT, que entrega 95 HP a 6.000 vueltas, mientras que su par alcanza los 132 Nm a 4.000 vueltas, aunado a una caja manual de cinco marchas o bien, una automática de cuatro relaciones. El modelo aún no figura dentro de la nómina de homologados por el 3CV.

El Soluto externamente se presenta como un auto sobrio, sin grandes pretensiones en cuanto a su estética, pero reconocible, sobre todo en su frontal como un KIA, gracias a su característica grilla “Tiger Nose”, con bisel superior e inferior cromado, luces que se asemejan a las del Rio 4, tomas de aire verticales con aplicaciones en negro brillante, mientras que la central inferior, dispone de un listón rojo que la divide en dos, aportando cierto grado de dinamismo al conjunto, sumado a la presencia de dos neblineros circulares.

Visto de perfil, la línea de techo nos recuerda al Cerato de segunda generación, con una pronunciada caída del vidrio trasero, que da lugar a un portamaletas que admite 475 litros de capacidad. Es en la zaga, donde la austeridad se manifiesta de manera extrema, con un portamaletas totalmente limpio, sin ningún elemento de diseño, sólo el logo del fabricante al centro y el monograma “Soluto” del lado izquierdo inferior, destacan. Va flanqueado por grupos ópticos de buen tamaño bitono (rojo/blanco), mientras que el parachoques trasero alberga el portapatente y dos luces reflectantes dispuestas de manera horizontal en los extremos superiores.

Por dentro, la impresión que nos dejó al abordarlo, es que se nota con un terminado “Low Cost” oriental, alejado de los interiores a los que nos viene acostumbrando la marca, de un tiempo a esta parte. Los asientos tenían un revestido de cuero “sintético”, demasiado artificial. Eso sí, el diseño de los mandos va en sintonía con los lineamientos corporativos de KIA.

Sus cotas alcanzan los 4.300 mm de largo; 1.700 mm de ancho con los espejos sin plegar y 1.460 mm de alto. Su batalla de 2.570 mm, juega a favor de su espacio interior, que no es tan ajustado en las plazas traseras.

Su equipamiento, es el básico que se debe esperar para un auto de este tipo: pack eléctrico (vidrios con mandos ubicado en la parte baja de la consola, cierre y espejos), aire acondicionado manual, volante multifunción, aunque nos gustó que viniese con sistema de control crucero.  Al centro de la consola, encontramos una pantalla de 7″, al parecer compatible con Android Auto y Apple Car Play.

Finalmente, en materia de seguridad, considera: doble aibag frontal, sistema de frenos ABS, control de velocidad crucero y control de estabilidad.

¿Te gustaría ver este nuevo modelo de KIA circulando por nuestras calles y carreteras? Coméntanos…