Imitado, jamás igualado: Conoce las razones del “clonaje” de los autos chinos

por Don Ruta

Si, es verdad, no es lo mismo que hace unos cinco años. Hoy, la industria automovilística china se está esforzando en conseguir diseños más cuidados, en búsqueda de una mejor calidad y con una mayor tecnología asociada (motores turbo, por ejemplo), con la clara intensión de quitarse la etiqueta de ‘copiones’.

Este particular análisis de Rutamotor lo realizamos luego de la más reciente copia de una marca del gigante asiático, el modelo Landwind X7 y del JAC A6. Nos pusimos a revisar nuestros archivos y aparecieron otras no menos impactantes. Pero más que ello, queremos ir más al fondo y entender las razones de la copia. Analicemos juntos.

ESTRATEGIAS COMERCIALES 

En la mayoría de los casos, estas imitaciones responden a estrategias comerciales o políticas de marcas chinas que no son nuevas en la historia de la industria a nivel global. Es considerado el primer paso, para su desarrollo.

La producción de automóviles en China, no es más que un espejo de lo que ha sucedido con muchas marcas tradicionales a lo largo de los años. Los chinos avanzarán muy rápido, tanto que no están tan lejos hoy de llegar al nivel de desarrollo de marcas conocidas. Pero el gasto lo tuvieron que hacer, generando una mala fama, que algunas marcas hoy se arriesgan a seguir asumiendo.

shuanghuan-noble

El nivel de ingeniería aplicado a los automóviles ha sido altísimo. Por ello, algunas marcas chinas han decidido “ahorrarse” años de desarrollo y millones de dólares de inversión en investigación, comprando plataformas descontinuadas de marcas conocidas.

Fabricantes importantes venden los planos y las autorizaciones respectivas para el uso de automóviles obsoletos en sus líneas de producción a precios bastante bajos en comparación con el desarrollo de uno nuevo, simplemente porque ya lo habían “estrujado” todo lo posible.

autos-chinos-edicion2

Retocando por acá y por allá, los fabricantes chinos logran producir nuevamente modelos de bajo precio, con una ingeniería ya probada. Esta práctica está completamente vigente y se sigue realizando constantemente sin que nos demos cuenta. Y la respuesta es la misma de siempre: siempre es preferible un producto ya probado que algo que ha sido diseñado sin experiencia alguna.

INGENIERÍA INVERSA

El término “Ingeniería inversa” nos es familiar desde La Guerra Fría e incluso desde la Segunda Guerra Mundial, cuando la industria del armamento aprendió a copiar o mejorar diseños a partir de otros, tratando de reproducir los originales, desarmándolos y entendiendo su funcionamiento sin la necesidad de un ‘manual del usuario’.

yema-auto-copia-china-1

Muchas marcas, que no han estado libres de problemas, aplican este tipo de ingeniería, y es la clase de diseño que más similitudes arroja con los modelos originales, incluso en muchos casos son completamente copiados, permitiendo reemplazo de partes con el modelo original de referencia. Quizás este sea el tipo de diseño más peligroso aplicado por los chinos, ya que sin planos, manuales o instrucciones, se pueden cometer graves errores estructurales.

MOTORIZACIONES ANTIGUAS

Algunos motores de automóviles chinos, provienen de la compra de plantas motrices descontinuadas de otras marcas. Algunas marcas obtienen el suministro directamente de la marca original, otros, compran los planos y diseños para producirlos de forma propia. De una u otra manera, utilizan plantas motrices que fueron efectivas hace más de una década, razón por la que muchas marcas chinas no logran ingresar a mercados con altas exigencias en materias de emisión de gases contaminantes.

yema-auto-copia-china-3

Como ven, todo esto que hacen los fabricantes de automóviles chinos, no son prácticas nuevas, provienen de las marcas originales que las llevan aplicando desde hace años. GM, por ejemplo, desarrolla varios modelos en Europa, ya sea como Vauxhall u Opel, reaprovechando las plataformas después de quedar obsoletas, en mercados como el sudamericano, estirando la vida y rentabilidad de modelos viejos. El Corsa, por ejemplo, fue un modelo de Opel de principios de los años noventa, y que recién hace un par de años se terminó de fabricar para esta región.

¿Qué opinas de las copias de modelos en China?, coméntanos.