Retrotest

Hyundai Tucson 2.0 CRDi AT 2007: Crossover dinámico

Hyundai Tucson 2.0 CRDi AT 2007: Crossover dinámico

En un mercado dominado por los vehículos a gasolina parece un poco extraño decir que una versión diesel es una buena alternativa. Sobre todo desde que la diferencia de precio entre estos dos combustibles se reduce cada día más. Por ello el Hyundai Tucson 2.0 CRDi AT resulta una grata sorpresa. Este Sport Utility Vehicle (SUV) busca competir en Chile en un segmento con rivales de nivel como el Honda CR-V, Toyota RAV-4, Nissan X-Trail, Land Rover Freelander, Subaru Forrester y Mitsubishi Outlander y el Chevrolet Equinox, entre otros.

Tiene excelentes aptitudes para circular fuera de carretera, pero está enfocado primordialmente al uso dentro de la ciudad, el nuevo Hyundai Tucson es un modelo completamente nuevo. El Tucson busca el éxito en un segmento (SUV) en el que las ventas se incrementan a pasos gigantes. Por ello la marca coreana se enfocó en encontrar la mejor relación precio-producto -algo muy difícil de igualar- y de paso demuestra la mejora en la calidad de fabricación que han logrado los constructores coreanos.

Este modelo del gigante asiático guarda cierto parentesco estético con la Santa Fe (el modelo de principios de este milenio), al que prácticamente iguala en tamaño. La amplitud de su interior y su excelente relación precio-prestaciones-equipamiento son sus virtudes más evidentes. Viene equipada con faros antiniebla, abs, airbag, llantas de aleación, barras en el techo entre sus elementos de serie. Y el resultado es óptimo, si le suma un motor diesel CRDi de ultima generación (Cilindrada 2.0 CC, 110 caballos). Todo eso por unos US$ 25.000 en el mercado chileno. Es precisamente la versión 2.0 CRDi AT que Automotores Gildemeister (representante de Hyundai en Chile) fue la que tuvimos la oportunidad de “examinar”.

22006-Hyundai-Tuscon CRDi-2

UN BUEN MOTOR DIESEL

Este modelo está disponible con el propulsor 2.0 CRDI, un diesel de última generación, que cuenta con inyección directa “common rail” turbo con “intercooler”. Su potencia es de 112 CV y 25 kgm de torque, que proporciona la dosis precisa de aceleración (0-100 Km/h en 14,71 segundos). Su velocidad máxima es de 168 Km/h.

El Tucson cautiva al conductor con un confort de marcha y un comportamiento dinámico (tenida y estabilidad) superlativos, dignos del mejor automóvil. Algo que el comprador de hoy busca y, por supuesto, exige. El Tucson, además, incluye en de paquete de serie, control de tracción (TCS) y de estabilidad (ESP), sistema antibloqueo ABS más EBD (distribución del poder de freno), que se combina con frenos de disco en las cuatro ruedas (de excelente respuesta). El conjunto conforma un vehículo de andar aplomado, confiable y muy seguro.

El esquema de suspensiones es común a todas las versiones. Las delanteras son independientes, de tipo MacPherson, amortiguadores de gas y barra estabilizadora, en tanto que las traseras son independientes, de tipo “multibrazo”. La dirección es de cremallera asistida, de endurecimiento progresivo y muy directa para un carro de sus características -apenas 3 vueltas de volante de tope a tope-, para ofrecer mayor precisión a velocidades elevadas. Tiene un conducir grato y sencillo ya que su comportamiento es noble y sin sorpresas. Para nada resulta torpe sobre asfalto y ofrece el suficiente confort en caminos de tierra.

22006-Hyundai-Tuscon CRDi-3

SIMPLE Y PRÁCTICO

Tucson ofrece una estética muy agradable, redondeada y suave pero en la que llama la atención una mayor altura de la carrocería, lo que le lo diferencia de un turismo convencional y los sitúa entre las todoterreno medianos. El interior, realizado en materiales robustos y duraderos pero con un aspecto agradable, es bastante sencillo. Y el conjunto interior es muy funcional. El habitáculo es muy extenso. Es una de sus principales virtudes, junto con la versatilidad de su interior, la calidad con la que todo está hecho y el equipamiento que este carro trae de serie. En su diseño, se ha buscado obtener un máximo aprovechamiento del espacio interior con unas medidas exteriores muy contenidas. El Tucson es 17,5 centímetros más corto que el Santa Fe, pero su distancia entre ejes es un centímetro mayor. Y en lo que al ancho de vías respecta, el Tucson se iguala con el Santa Fe.

El interior del Tucson se transforma con totalidad, ofreciendo una gran variedad de configuraciones. Los asientos posteriores se abaten, quedando enrasados con el piso del maletero, lo que facilita la carga de objetos de grandes dimensiones. En su equipamiento incluye ABS, control de tracción, airbags frontales, aire acondicionado, alarma, radio con CD y MP3/WMA, retrovisores exteriores eléctricos, llantas de aleación y faros de niebla, además de una caja automática y secuencial de 4 marchas.

Súmese a esto todo el equipamiento eléctrico y de audio posavasos y tomas de 12V en varios sitios del vehículo, para confirmar que el Tucson vale cada uno de los $ 13.490.000 que cuesta. La garantía de Automotores Gildemeister es por tres años o 100.000 kms, lo que no es poco, por cierto.

22006-Hyundai-Tuscon CRDi-4

Más allá de su inserción entre los 4×4 urbanos, el Tucson es el vehículo ideal para hacer viajes largos, por la comodidad de sus asientos, la facilidad de acceso, la habitabilidad interior y la modularidad en los asientos traseros. Además su motor diesel se destaca por ser económico y de funcionamiento uniforme y suave. Cualidades sobran en el ya bastante “sobrepoblado” segmento de las SUV.

Retrotest
@Mauro_Tester

Periodista de profesión, obsesionado por los autos, de corazón. Experto en pistear como campeón. Ahora al volante de @rutamotor

Más en Retrotest

Subaru MV 1800 4WD 1993: Una camioneta muy singular

Raúl Fariasseptiembre 30, 2016

Toyota Cressida 2.4 GL 4AT 1992: Lujo en su máxima expresión

Raúl Fariasseptiembre 23, 2016

Mazda 929 2.0 DX SW 1989: Un familiar japonés excepcional

Raúl Fariasjulio 29, 2016

Honda Accord 1.6 EX Hondamatic 1983: Sedán muy equipado

Raúl Fariasjulio 22, 2016

Toyota Corolla 1.3 XL Special 1992: Un clásico es para siempre

Raúl Fariasjulio 15, 2016

Subaru REX 600 (1977-1983): El pequeño que nos revolucionó

Raúl Fariasjulio 6, 2016

Volvo V70 R 1997: Recuperando un clásico de las station deportivas

Mauricio Carvallodiciembre 18, 2013

Renault Sandero 1.6 2009: Amplitud para llenarlo de ideas

Mauricio Carvallooctubre 1, 2013

BYD F3R 1.5 2009: Imitando lo bueno

Mauricio Carvallooctubre 1, 2013

Send this to a friend