Honda Accord 1.6 EX Hondamatic 1983: Sedán muy equipado

por Don Ruta

Este afamado y premiado modelo del fabricante japonés, nació hace ya cuatro décadas, y en Rutamotor le rendimos homenaje con esta pequeña crónica. Su nombre alude a los esfuerzos que siempre ha hecho la marca por lograr un “acuerdo” entre la sociedad y los automóviles por medio del empleo de tecnologías de avanzada

No nos fue fácil pesquisar un ejemplar como el que aquí les presentamos, por dos razones: la escasez de unidades y el evidente estado de deterioro en que se encuentran los ejemplares que encontramos. El modelo que les presentamos corresponde a la segunda generación fabricada entre 1982 y 1985, pero cuyos últimos representantes arribaron a Chile como modelo 1985, todos de origen japones (no podemos olvidar que esta camada fue la primera en ser fabricada en Estados Unidos, en la planta que Honda posee en Marysville, Ohio) de la mano, en un primer momento de Vicuña Hermanos, cuyas oficinas se ubicaban en calle Lira, hasta que en 1984, la representación de Honda Motor Corporation fue tomada por Tecfin C.P.A., empresa que la mantuvo hasta 1999, cuando fue asumida por Honda Motor Chile.

Honda Accord 1.6 EX Hondamatic 1983 Rutamotor Clásicos (28)

Esta generación se conoció en Chile por medio de dos tipologías: sedán de cuatro puertas y coupé de tres puertas. Sobre este último, para la realización de esta nota estuvimos tras la pista de un inmaculado ejemplar restaurado de color crema, el cual hace años fue exhibido en dependencias del concesionario Valenzuela & Delarze en Santiago y cuya última noticia que tuvimos fue que estaba a la venta en Concepción.

Honda, a comienzos y mediados de los ochenta se valía de importantes argumentos para conquistar una leal clientela: confort, seguridad y solidez que caracterizaban a sus automóviles. Recordemos que por esos años, la oferta de la marca consideraba los modelos Civic, Accord, Quintet (un hatchback de cinco puertas que cae en la categoría de avistamiento) y el deportivo Prelude (modelos que incluso arribaron con limpiaparabrisas trasero). Con los años este modelo se ganó la reputación por ofrecer más de lo que se esperaba para un sedán compacto de cuatro puertas, modelo que para el año modelo 1983 incorporaba una serie de adelantos estéticos y técnicos para su época.

Honda Accord 1.6 EX Hondamatic 1983 Rutamotor Clásicos (21)

Si nos adentramos en su línea de diseño, el Accord de segunda generación seguía la tendencia imperante en los ochentas, líneas angulosas y compactas pero con un aire de elegancia y distinción sólo apreciables en modelos de alta gama como éstos. Recordemos que el Accord rivalizaba en Chile con el Subaru 1800, Toyota Corona 1.8 DX o Cressida 2.0 GL, Fiat Argenta 2000 y Nissan/Datsun Laurel 2.0, por citar algunos.

Viendo su frontal, éste se aprecia inclinado en forma de cuña, inclinado hacia el frente con parachoques de nuevo diseño totalmente integrados a la carrocería y dotado de un faldón o spoiler delantero para efectos de darle mayor estabilidad al auto. La máscara era sencilla, con el clásico logotipo cromado al centro con faros halógenos (no de yodo como era lo usual) modificados de tipo rectangular inclinados ligeramente en las esquinas delanteras para darle un mejor aspecto al frente, mejorando el efecto aerodinámico y confiriéndole una imagen deportiva y potente. Los modelos de 1986 sufrieron un ligerísimo facelift en el frontal con cambios en el diseño de las luces, que incluían luces intermitentes y de estacionamiento, faros principales dobles en una pieza y una máscara de dos lamas con ambos extremos cromados.

Honda Accord 1.6 EX Hondamatic 1983 Rutamotor Clásicos (23)

Lateralmente, ambos modelos (1983 y 1985) tenían el mismo perfil, caractrizado por una amplia superficie vidriada, pasos de ruedas marcados, dos espejos externos negros con control manual desde el interior y abundante presencia de elementos decorativos cromados como son la parte superior de los listones protectores de las puertas, manillas de las puertas, espacio donde va la antena (de accionamiento eléctrico), los vierteagua y la parte baja de las ventanas laterales.

Su zaga se caractrizaba por tener un amplio vidrio posterior con bordes totalmente cromados, dotado de defroster eléctrico, un amplio portaequipajes iluminado con tapa que se abría a la altura de las luces traseras con capacidad para 500 litros de vituallas. El conjunto de las luces traseras estaba claramente diferenciado en el modelo de 1983, mientras que tres años más tarde mostraba plásticos ligeramente ahumados, además de lucir bajo la luz trasera derecha el siguiente monograma: “Hondamatic 4AT EX” que indicaba que estábamos en presencia de una unidad equipada con caja automática de cuatro relaciones y nivel de equipamiento EX, el tope de línea. En otros mercados se comercializaron versiones STD con nivel de equipamiento algo menor.

Honda Accord 1.6 EX Hondamatic 1983 Rutamotor Clásicos (20)

Sus dimensiones alcanzan los 4.410 mm de largo, 1.650 mm de ancho y 1.375 mm de alto. Su batalla era de 2.450 mm, lo que se traducía en un espacio óptimo hasta para cinco ocupantes. Su altura libre del suelo es de 165 mm. De serie contaba con neumáticos de medida 165SR13 tipo radial con refuerzo de acero. Un detalle no menor era que las cuatro ruedas contaban con guardafangos.

Acceder a su habitáculo, era nada más que perpetuar la elegancia y prestigio que nos da su exterior, donde lo primero que nos llama la atención es su espacio y lujoso tapizado en terciopelo afelpado presente tanto en los asientos como en los forros de las puertas, que nos invita a acomodarnos dentro. Los asientos delanteros cuentan con ajuste a la posición que se desee gracias a su respaldo reclinable, ajuste en altura del asiento del conductor, y apoyacabezas delanteros regulables de igual forma, permitiendo que se adaptaran a cualquier anatomía.

Honda Accord 1.6 EX Hondamatic 1983 Rutamotor Clásicos (15)

Pero el confort no tenía por qué ir separado de la seguridad. Es así como los ocupantes de los asientos delanteros disponían de cinturones de seguridad del tipo ELR abrochables y desabrochables con gran rapidez, además de dos cinturones de seguridad para los pasajeros traseros. Otro detalle que contríbuía al bienestar abordo, era la presencia de un apoyabrazos central removible que tíene un pequeño compartimiento para guardar objetos pequeños.

Dentro de su cabina se aprecia confort y funcionalidad, además del cuidado empleado por el fabricante en la calidad de los materiales empleados y la preocupación puesta en que los tonos externos fuesen armoniosos con los internos. La presencia de sutiles detalles cromados se aprecia en la cara interna de las puertas como el liston de media altura o el tirador cromado. Otro elemento que le otorga un plus es la luz de cortesia. La disposición de los comandos centralizados de los alzavidrios, ya daba cuenta de los criterios de funcionalidad que empezaban a imperar en la industria durante aquel tiempo.

Honda Accord 1.6 EX Hondamatic 1983 Rutamotor Clásicos (46)

No podía alejar nuestro interés el completo tablero de instrumentos que constaba de tres recuadros analógicos: dos circulares y uno central casi rectangular, los que informaban de izquierda a derecha de: tacómetro, temperatura del refrigerante del motor, posición de la palanca selectora de la caja de cambios automática, nivel de combustible y velocímetro con indicadores en kilómetros por hora y millas por hora en gráfica amarilla con tres indicadores luminosos en su parte baja que señalaban: cambiar aceite, intervalo de servicio y cambio de filtro de aceite.

Sobre el indicador rectangular, encontramos otro cicular que corresponde a un monitor gráfico de seguridad que avisa al conductor en caso de que alguna de las cuatro puertas o el portamaletas estén abiertos o si el sistema de frenos tiene algún problema por medio del aviso brake lamp. Otros siete testigos luminosos eran: freno de mano, intermitentes, estrangulador (chupete), luces altas, presión de aceite y carga de batería. No podemos dejar en el tintero los cuatro botones que se ubican en los extremos del tablero, dos a cada lado: monitor gráfico, desempañador del vidrio trasero, atenuador de luces del tablero y contador de viaje.

Honda Accord 1.6 EX Hondamatic 1983 Rutamotor Clásicos (19)

El volante, siendo de empuñadura delgada, nos pareció más grueso que el del Subaru 1800 GLF reseñado anteriormente, con cuatro rayos y cuatro botones de bocina. En el centro va la H característica con la leyenda “Power Steering”, resaltando que cuenta con sistema de dirección hidráulica que responde deacuerdo a la velocidad: da más asistencia cuando más se necesita como lo es al estacionarse y menos cuando se maneja a alta velocidad en carretera, volviéndose más dura para tener una mejor sensación del camino.

En el techo, sobre el espejo retrovisor interno con modalidad día/noche encontramos una consola aérea dotada con dos luces de lectura de accionamiento independiente, la que se prolonga a una gran luz de plafonier central que puede estar desconectada, conectada o ser luz de cortesía al abrir cualquiera de las puertas, además de otras dos luces de lectura para los ocupantes de las plazas posteriores.

Honda Accord 1.6 EX Hondamatic 1983 Rutamotor Clásicos (43)

Siguiendo con la descripción de su tablero de mandos, contaba con un llamativo reloj digital. Más abajo encontramos las dos salidas de ventilación, luego algo hacia la izquierda están las palancas de accionamiento del sistema de calefacción/ventilación con ventilador de cuatro velocidades y sistema de aire acondicionado, que equipaban todos los modelos EX que llegaron a Chile. Para el año modelo de 1985, las palancas fueron reemplazadas por interruptores, además de un gran botón que rezaba Multiflow o multiflujo de aire. Al costado derecho va el sistema de audio equipado con tocacintas y multiples altavoces, según rezaba el catálogo del modelo.

Si bajamos más, encontramos el encendedor eléctrico, el botón de accionamiento de la antena eléctrica y el cenicero, además de un compartimento para almacenar ocho casettes. Luego venía el sitio de la palanca de transmisión, pudiendo escogerse entre la manual de cinco velocidades sincronizdas (el grueso de los autos venían con cuatro marchas) y la automática Hondamatic con convertidor de torsión de tres velocidades hacia adelante seleccionables manualmente. Otro detalle que nos llamó la atención, fue que Honda prestaba especial a los clientes fumadores, disponiendo de un segundo encendedor en las plazas traseras. Los apoyabrazos de las puertas traseras cuentan con ceniceros independientes, un detalle que el Accord conserva hasta hoy. Otro elemento de confort era su apoyabrazos central ocultable.

Honda Accord 1.6 EX Hondamatic 1983 Rutamotor Clásicos (38)

UN 1,6L DE 80 CABALLOS

Bajó su capó, el que tenía la particularidad de abrirse de manera inversa (al igual que los Fiat 147), lo que heredó de la primera generación del modelo (1976-1981), ocultaba un motor de cuatro tiempos con árbol de levas a la cabeza y cuatro cilindros en línea montados transversalmente, con un desplazamiento de 1.602 c.c. (en otros mercados se ofreció un motor de 1.596 c.c.), erogando una potencia de 80 caballos a 5.000 vueltas y un par motor de 12.9 kgm a 3.500 vueltas, el que por medio de la transmisión descrita anteriormente, enviaba la potencia a las ruedas delanteras. El sistema de encendido totalmente transistorizado está libre de mantenimiento. Su peso bruto alcanzaba los 960 kilos.-

Por su parte, el Accord de 1985, aumentó su propulsión hasta los 1.800 c.c., además de incorporar una nueva caja automática de cuatro relaciones. Los frenos daban tranquilidad por dos razones: delanteros hidráulicos servoasistidos, por lo que con una ligera presión el auto se detiene completamente, mientras que los posteriores eran tambores de zapata servoasistidos.

Honda Accord 1.6 EX Hondamatic 1983 Rutamotor Clásicos (32)

Contaba con un sistema de suspensión de muelle en espiral de tipo independiente en las cuatro ruedas con estabilizador delantero y un amortiguador de compensación delantero y posterior. Las ruedas delanteras ofrecen una excelente estabilidad de manejo y la mayor distancia entre las ruedas da un movimiento suave en carretera.

El Honda Accord, al igual que muchos otros modelos de aquel tiempo, se ofrecia con posibilidades de combinaciones entre el color de la carrocería y su habitáculo, las opciones para Chile eran las siguientes: Blanco de grecia/azul (cuyas fotos ilustran esta nota), Plateado de Artic metálico/Gris, Gris de Slate metálico/Gris, Rojo de Aruba metálico/interior gris, Beige de Almeria Metálico/Beige. Castaño de Bostón Metálico (Café)/Beige (exclusivo para versiones EX), Azul de Windsor (Azul oscuro: fotos Accord 1985)/azul y Azul de Lindsey metálico (Celeste)/azul.

Honda Accord 1.6 EX Hondamatic 1983 Rutamotor Clásicos (25)

Antes de finalizar, les dejamos con algunas impresiones de manejo vertidas por su dueño Sr. Jorge Navarrete: “Sin duda, su adquisición obedeció a un hecho afortunado e inesperado en cuanto a mí se refiere. En efecto, derivado de la inhabilidad para el manejo de su único y anterior propietario surgió la posibilidad de comprarlo en un valor sumamente conveniente y procurarme todo el lujo y confortabilidad que dicho vehículo posee y brinda”.

Partamos por su dirección hidráulica sumamente liviana, la cual observa una gran facilidad de giro con el auto detenido. Su caja de cambios automática permite un conducir de aceleración uniforme y silenciosa. El auto goza de gran estabilidad, como suele decirse, observa buena adherencia al piso. Es un modelo con un interior muy bien logrado. Se nota una diversidad de materiales empleados en su tapicería y dotación de recubrimientos interiores de distintas texturas en tonos azulinos, donde destaca la felpa de los asientos. Para su época, muy bien dotado, hasta con antena , alza vidrios y seguros eléctricos y centralizados. Todos sus vidrios con una tonalidad de filtro óptico y fotocromáticos. Asimismo, cuenta con una consola en el techo dotada con luces direccionales de lectura para asientos delanteros y traseros, todas de activación individual.

Honda Accord 1.6 EX Hondamatic 1983 Rutamotor Clásicos (35)

Siempre me ha llamado la atención la fuerza de su tracción delantera para subir cunetas. Es como si el motor no realizara mayor esfuerzo para lograrlo. Trepa con suma facilidad. El equipo de aire acondicionado cuenta con un compresor de suministra un considerable flujo de aire refrigerado.

Es un auto que me ha brindado múltiples satisfacciones. Sin duda fue concebido con mucho esmero en los detalles. La pintura de excelente calidad. Pese a los 33 años, aún conserva su color y brillo.”, finaliza su orgulloso propietario. Su precio alcanzaba la suma de US$15.236, tomando un TC de $39 de la época, serían unos $595.000 pesos de esos años.