Ford Fusión 2.0 EcoBoost SE 6AT 2014: La nave espacial que vuela a ras de piso

por Gabriel Baeza

Esta semana tuvimos la oportunidad de probar el último lanzamiento de la marca del óvalo. Se trata del nuevo sedán mediano Fusion, que llega a ofrecer un producto fresco e interesante en un segmento muy tradicional del mercado.

Para muchos, el nombre Fusión es bastante desconocido, y es entendíble ya que es un modelo que recién aterriza en nuestro país, sin historia previa. De hecho, entra a competir en un segmento muy tradicional en el mercado, donde destacan automóviles más tradicionales, como el Subaru Legacy, Mazda 6, Honda Accord, por mencionar algunos.

FORD FUSIÓN PRECIOS JUNIO 2014:

Ford Fusión 2.5 SE AT: CLP $13.990.000

Ford Fusión 2.0 Ecoboost SE AT: CLP $16.690.000 (versión probada)

SIGUIENDO EL KINETIC DESIGN

Pero empecemos con el test, ya que se trata de un automóvil novedoso, con mucho equipamiento de seguridad, tecnología y detalles que sorprenderán. Sigue los lineamientos globales de la marca, que busca ofrecer vehículos muy equipados, muy seguros, con pautas de diseño Kinetic design y que recuerdan rápidamente a otros productos, como el nuevo Mustang, Focus o Fiesta.

Partiendo por su diseño, es un automóvil de líneas muy fluidas, con una forma primaria de sedan, pero que se ha estilizado mucho, de una manera particular, sin llegar a ser un coupe de 4 puertas, como algunos de sus competidores. Es un sedan bien alargado, que recuerda a algunos liftbacks. Y su tamaño no es nada de despreciable, con 4.850 mm de largo, 2.100 mm de ancho y 1.470 m de alto.

Ford Fusion (36)

En su frontal predomina una gran parrilla que asemeja una “boca” con 5 líneas horizontales cromadas en su interior y el ovalo de la marca por encima. Se rodea de sus focos principales, que son bien alargados y que continúan su línea hacia su lateral, formando parte de su tapabarros. Su capot tiene una forma muy aerodinamica, y tiene varios nervios pensados en esto.

Su forma aerodinámica continua con su parabrisas, bastante inclinado y amplio. Este continua en un techo que nunca alcanza a ser horizontal, más bien un semi circulo bien suave que llega hasta la mitad del maletero. La zona vidriada es muy amplia, con una puerta delantera y traseras de gran tamaño, y con una pequeña ventana en el pilar C. Las manillas de las puertas siguen una línea que recorre desde el termino del foco delantero hasta el foco trasero, de manera muy armoniosa.

Sus llantas de 18 pulgadas y diseño multirayo, también aportan su cuota en el diseño, muy elegante y deportivo. Sus retrovisores salen desde abajo, naciendo desde la puerta, lo que le da un estilo especial. Finalmente su parte trasera es predominada por un gran vidrio trasero, que termina suavemente en la puerta del maletero, también inclinado y que incorpora un pequeño y muy discreto alerón.

Ford Fusion (26)

Los focos traseros también son muy alargados y estilizados, partiendo desde la puerta del maletero y siguiendo hasta el lateral, de manera similar que los delanteros. Utilizan tecnología LED, que le da su toque de modernidad y potencia su luminosidad nocturna. Por último, en la parte baja termina en dos escapes, uno a cada lado, de forma alargada y que siguen muy bien su línea inferior.

Entre su equipamiento exterior, cuenta con sensores de estacionamiento delanteros y traseros, sistema de ayuda al estacionamiento, cámara de retroceso, neblineros, intermitentes en los retrovisores, por mencionar los más destacados.

INTERIOR ESPACIAL Y DE ÚLTIMA GENERACIÓN

Ya ingresando a su interior, podemos ver que se trata de un automóvil realmente de última generación, por sus múltiples pantallas, destacando una inmensa pantalla central que permite controlar el climatizador, radio, sistema de navegación por satélite y sistema de bluetooth. Además, incorpora dos pantallas a los lados del velocímetro, que se pueden configurar por completo, con diferentes diagramas para el tacómetro, medidor de temperatura de motor, medidor de nivel de combustible y mucha más información de su computador a bordo.

Ford Fusion (78)

Su volante deportivo de 3 rayos,  permite manejar muchas de las funciones del automóvil, entre ellas el control de velocidad de crucero, sistema de info-entretenimiento, computador a bordo y cambios de su transmisión automática gracias a los paddle shift. Esta forrado en cuero y tiene un buen tamaño.

Incorpora encendido de motor con un botón y a partir de ahí, muchos elementos de confort y tecnología aplicada a facilitar su manejo. Como equipamiento de confort, incorpora asientos de cuero, eléctricos, con memoria y calefaccionados los delanteros, sunroof eléctrico, encendido a distancia, sistema de info entretenimiento MyFord Touch con SYNC, el que permite manejar diversas funciones del automóvil solo con comandos por voz o a través de su pantalla táctil.

Como seguridad, incorpora una batería de 10 airbags, incluyendo algunos inéditos en la industria como los cinturones de seguridad traseros con airbags, los que sumados a los frontales, laterales, de cortina y de rodilla para ambos pasajeros delanteros lo posiciona como el que más incluye de serie de su segmento. Y no podemos dejar de mencionar la larga lista de otros sistemas pensados en la seguridad activa del Ford Fusion, comenzando por los ya estándar en casi todos los productos de la marca, como frenos de disco en las 4 ruedas con ABS con EBD, control de estabilidad Advance Trac con RSC, control de tracción, sensor de presión de neumáticos, asistente de partida en pendientes, asistente de frenado de emergencia, solo por mencionar los más comunes.

Ford Fusion (76)

Pero si entramos en los sistemas más novedosos que incorpora, no podemos dejar de destacar el sistema de medición de alerta del conductor, el sistema de mantenimiento de carril (que lo explicaremos luego al hablar de sus impresiones de manejo), sistema de alerta de tráfico cruzado, espejos exteriores con monitor de punto ciego y sistema My Key, que si bien no es novedad en la marca, cabe destacar su funcionamiento. Todos estos elementos forman una gran batería de elementos que ayudaran a bajar mucho las posibilidades de tener un accidente.

UN ECOBOOST QUE VUELA (PERO QUE TAMBIÉN CONSUME)

Mecánicamente, el Ford Fusión de nuestro test incorpora un conocido motor de cuatro cilindros, 2.0 litros, turbo llamado EcoBoost por la marca, el que entrega 240 hp a 5.000 rpm y un torque de 365 nm a 3.000 rpm, acoplado a una caja automática de doble embriague y 6 velocidades Powershift con SelectShift.  Este motor entrega un consumo homologado de 7.4 km/l en ciudad y de 12.9 km/l en carretera, lo que es un poco alto comparado con motores de algunos de sus competidores, que pueden ser menos potentes, pero entregan una eficiencia mucho mejor. Incluso, el Fusión con motor de 2.5 litros, mejora su rendimiento a 7.8 y 13.5 km/l respectivamente.

Ford Fusion (58)

Aunque no tenemos los datos oficiales sobre aceleración y velocidad máxima, la medición de 0 hasta los 100 km/h tarde cerca de 7 segundos y alcanza una velocidad máxima cercana a los 240 km/h, según datos  que pudimos investigar en otros mercados. Pensando en las prestaciones que tiene, queda por sobre la mayor parte de sus competidores y eso justifica en algún grado su también mayor consumo.

Ahora llega el momento de conducirlo y ahí es donde llegamos a nuestras primeras sorpresas, ya que se trata de un automóvil realmente cómodo y fácil de conducir. Basta encenderlo con un botón, ajustar nuestra posición, sacar el freno de mano eléctrico y comenzar a acelerar. Al principio nos parece bien grande, una impresión que es lógica viendo por un lado sus dimensiones y por otro, que sus formas nos castigan con varios puntos ciegos. Pero gracias a sus ayudas, esto no es problema, gracias a sus múltiples sensores y cámara de retroceso.

Ford Fusion (68)

Ya en marcha, nos regala un manejo muy, pero muy cómodo, con una suspensión que invita a disfrutar de su comodidad. Absorbe prácticamente todo lo que pasa bajo nuestros pies, con un confort altísimo. Su cabina se encuentra muy aislada del exterior y gracias a todas sus ayudas, realmente no dan ganas ni de abrir los vidrios. El motor ni se escucha, ni por sonido ni por vibraciones, y realmente pareciera que nos encontramos en un automóvil de categoría superior.

Por otro lado, su motor si bien apenas se siente en conducción tranquila, cuando lo aceleramos con decisión podremos ver el poder que esconde, con un empuje muy bueno, que al acelerarlo a fondo nos pega al asiento. Su caja de cambios tiene dos personalidades, ya que cuando la manejamos tranquila es muy suave, con cambios casi imperceptibles. Pero al acelerar a fondo, se convierte en otra, con pasos rápidos de marchas, que hasta permite enganchar cuando necesitamos extra de potencia o freno de motor. Los paddle shift en su volante también nos permiten manejarla manualmente cuando lo requerimos y volver a su automaticidad si no seguimos manejándola de manera manual.

Ford Fusion (85)

La suspensión se comporta bien, ofreciendo una buena estabilidad, pero manteniendo su carácter norteamericano, con una sensación de flotabilidad en ciertos momentos, que nos va a frenar un poco si es que nos aceleramos más de la cuenta. No es que sea inestable, pero de todas maneras nos demuestra que estamos conduciendo un automóvil de gran tamaño y peso. Tampoco pensamos que sus clientes objetivos anden en busca de un manejo deportivo, para eso no habrían elegido un automóvil cercano a los 5 metros de largo.

Una de las cosas que llama la atención al conducirlo es su dirección eléctricamente asistida. Por un lado, tiene un tacto un poco artificial a momentos, ya que la asistencia no llega de inmediato. Hay que acostumbrarse, ya que es parte de su manera de funcionar. Incorpora un sistema de mantenimiento de carril, el que no solo alerta cuando el conductor está saliendo de su trayectoria (el automóvil mediante cámaras “lee” las líneas del camino), sino que es capaz de corregir esta trayectoria con leves contra volanteos. No es algo intuitivo, pero al principio es muy sorprendente soltar el volante y ver como vuelve a su trayectoria correcta. Esto también se aplica en curvas, si el conductor no mantiene el giro adecuado.

Otro de los puntos débiles, es que cuando lo aceleramos a fondo en una salida desde cero, sentimos como el eje delantero le cuesta asimilar toda la potencia que llega a sus ruedas, transmitiendo esta fuerza a la dirección y acompañada de leves pérdidas de tracción, que controla el control de tracción. Esto ya que el motor cuenta con un muy alto torque que transmitir a solo dos ruedas. Le vendría muy bien un sistema de tracción AWD, como el que ofrecen algunos de sus competidores.

Ford Fusion (64)

Ya hablamos también de que su consumo nos pareció algo alto, pero hay que decir a su favor que el motor EcoBoost invita a exprimir sus 240 hp, lo que sin duda afecta el consumo de manera negativa. En este aspecto, una caja de cambios con más relaciones podría mejorar un poco este apartado o si tuviera algún modo de manejo más económico. Es el costo obligado de contar con una alta potencia y una agilidad mayor a la de casi todos sus competidores.

Por último, no podemos dejar de hablar de sus sistemas de info entretenimiento, que realmente nos permiten viajar sin aburrirnos, reproducir música desde muchos posibles dispositivos, manejar y hablar por teléfono con manos libres, utilizar su navegador o simplemente, entretenerse con toda la información que entrega su computador a bordo. Hay que aplaudir que una marca relativamente masiva, logre incorporar tanta tecnología por el precio y tan fácil de utilizar.

Como conclusión, nos encontramos con uno de los mejores sedanes (sino el mejor) que podremos encontrar por el precio, con un motor muy potente, seguridad de primera línea, mucho equipamiento y un confort muy elevado. Solamente un consumo mayor a lo esperado por su cilindrada y una dirección un poco artificial, serían los únicos puntos débiles en un producto realmente sorprendente. Los invitamos de todas maneras que lo prueben y conozcan en directo.