Ford Escape 2.5 XLT 2009: Disponible para cualquier condición

por Don Ruta

El Ford Escape nació a principios de 2001 y se ubica en la gama de la Ecosport y por debajo de la Explorer. Este modelo es uno de los exponentes Sport Utilities Vehicles (SUV) que tenemos en Chile. El nuevo Escape 2009 llega a Chile con un aspecto exterior mejor definido, gracias a la incorporación de un frontal de gran superficie, una parrilla cromada de tres barras y faros cuadrados similares a los de otros modelos recientes de Ford, como el Explorer y el Edge.

Además esta última edición del exitoso SUV llega con un nuevo motor 2.5L DURATEC I-4 el cual entrega mayor potencia que su antecesor aumentando de 153 HP a 170 HP. El precio de la versión que testeamos es de $15.490.000 en la versión 4×4 XLT AT 2.5L. Todas vienen equipadas con una transmisión de 6 velocidades, con más relación de caja lo que permite un mejor rendimiento de combustible y un andar más eficiente. Además se han agregado novedades de equipamiento como control crucero para la transmisión manual y un centro de mensajes en tablero de instrumentos – SecuriCodeT (acceso codificado sin llave), y otras novedades de equipamiento según versiones.

La nueva Escape logró la más alta calificación y fue nombrada como “Top Pick en Seguridad”, según las pruebas del Instituto de Aseguradores y Seguridad en las Carreteras (IIHS, por sus siglas en inglés). tuvo la máxima puntuación de 5 estrellas en las pruebas de resistencia a impactos por parte de Gobierno de Estados Unidos. En el ítem seguridad cuenta con Safety Canopy, que consiste en un gran airbag tipo canoa que entrega el máximo de protección a los ocupantes en caso de producirse un volcamiento. Cuenta con dirección electrónicamente asistida -EPS “Electric Power Steering”- que ayuda a corregir las irregularidades del camino y realza la sensación de conducción.

studio photography;automobiles;car;vechile;automative media;autos;izmocars;

FAMILY STYLE

Exteriormente es muy similar al modelo 2008. Adelante presenta un parachoques envolvente con faros antiniebla circulares empotrados en los extremos, el que refleja la “Family Style” o nueva línea de los SUV de Ford y recuerda claramente la imagen de la Explorer.

Su interior la posición de manejo es cómoda e intuitiva, plena de botones y elementos de confort. El espacio es grande, con mucho alto y ancho, en largo también está muy bien logrado. El habitáculo es limpio, amplio y agradable. Los asientos de un color gris oscuro sujetan bien y el tapiz tiene una textura suave. Tiene muchos botones y pulsadores, con un color azul oscuro que de noche lo hacen ver como una verdadera “nave”. Ahora le recomendamos leer el manual antes de usarlo, porque algunos botones del climatizador y radio son difíciles de entender a la primera.

En el aspecto técnico, la Escape 2009 reúne un interesante conjunto mecánico. El motor cuatro cilindros de 2.5 litros que produce una potencia máxima de 170 HP a 5.800 rpm. El rendimiento es de 9 km/litro en ciudad, y poco más de 12 Km/litro en carretera. Esta planta motriz reemplaza a la anterior de 153 HP.

El motor responde en todo régimen, es elástico, en especial sobre los 3.000 RPM. Es algo rumoroso a dichas revoluciones. La transmisión automática de seis velocidades va asociada a un mecanismo de tracción integral inteligente, desarrollado por Ford, el cual, mediante sensores, es capaz de comparar la velocidad de giro de cada rueda 50 veces en un segundo para corregir así cualquier pérdida de tracción. Su funcionamiento en conjunto a la planta motriz es óptimo y la caja responde con solvencia y rapidez a los requerimientos, en especial en las reducciones de marchas cuando requiere más potencia una vez en movimiento. Conducir la Escape es un agrado, se va muy bien aislado. En la ciudad su comportamiento es sereno y suave, y la caja automática permite disfrutar de una total sensación de confort.

Ford Escape 2.5 XLT 2009 Retrotest Rutamotor-6

En carretera lograr promedios sobre 100 km/h es un agrado y se siente como un vehículo hecho para ciudad y carretera. La suspensión está bien calibrada para privilegiar el confort de marcha. Ahora tenga presente que este vehículo no está diseñado para ser un jeep 4×4. Tiene sus limitaciones. Y no es un vehículo totalmente apto para incursionar en grandes desafíos todoterreno.

No piense en la Escape como un modelo pensado para grandes escaladas o caminos muy complejos. Sino considera más como una interesante alternativa para los complicados días de invierno, nieve o para salir hacia caminos fuera de carretera en regular estado. En suma un vehículo creado para entregar alto niveles de confort y equipado con tracción 4×4 que le facilitarán la conducción en condiciones extremas.

LO BUENO:

  • Motor
  • Equilibrio suspensión, plataforma
  • Equipamiento
  • Facilidad de manejo

LO MALO:

  • Exceso de botones y pulsadores
  • Motor algo rumoroso