Desde Nueva Zelanda aparece este Impreza anfibio

por Christian Martinez

La personalización de vehículos no se queda ahora en retoques estéticos o de potenciación, sino que ha llegado incluso a modificar el uso mismo del vehículo. Y como nadie te ofrece un vehículo anfibio, si quieres uno tendrás que hacerlo.

Por eso es que desde Nueva Zelanda llegan las fotos de este Subaru Impreza anfibio, que está a la venta en un sitio de remates. Al menos el vendedor es un tipo honesto, que parte diciendo que no es apto para la calle (al menos allá) y que está hecho principalmente para un uso recreacional.

En realidad este invento es más un resultado de un art attack que una concienzuda personalización, algo que probablemente se dió después de muchas horas de prueba y error, lluvias de ideas, y probablemente varios reproches y arranques de arrepentimiento por haber empezado tamaña empresa. Y también muchas risas y nerviosismo durante las primeras pruebas.