BMW X5 4.8 V8 2009: Puro poder en frasco familiar

por Don Ruta

Hace un tiempo mostramos el lanzamiento de la segunda generación del BMW X5, en una presentación efectuada en las dependencias de Williamson Balfour Motors (representante de BMW en Chile). Pero ya era momento de probar un modelo del que ya se han vendido cerca de 580.000 unidades, luego de su lanzamiento en 1999. Está vez Rutamotor Retrotest testeó la versión X5 4.8i V8 de 355 CV (US$ 86.000). Este modelo parte en su versión básica de gasolina (3.0si) de 272 CV en US$ 72.000.

Podríamos definir a la BMW X5 como la “fundadora” del segmento de los Sports Activity Vehicle (SAV), igualmente recreacional como las SUV (Sport Utility Vehicles), pero con un mayor acento deportivo y concebidos para circular por cualquier tipo de terreno. Estéticamente la X5 no cambia mucho, las formas sobrias y elegantes típicas de BMW se dejan ver en este nuevo modelo. Es completamente nueva, aunque mantiene el concepto de la carrocería y de motor, pero acentúa las típicas cualidades del vehículo, es decir, su dinamismo.

Por donde se mire, destaca por su robustez y elegancia. El interior, como suele ser habitual en los modelos de la marca, se distingue por sus acabados, confort y logrado diseño. Gracias a las grandes superficies y a la amplitud del habitáculo se dispone de una gran habitabilidad y visibilidad. Asimismo, el nivel de equipamiento y de seguridad del X5 es el que cualquier cliente de BMW espera de los modelos de la marca.

TODO EL LUJO Y ESPACIO POSIBLES

En el interior BMW se consigue todo el lujoso posible. En la concepción del interior se emplearon materiales de primera calidad que aportan una sensación agradable como en otros BMW. El espacio interior disponible para los ocupantes del X5 es amplio y permite viajar cómodamente a cinco adultos con una gran cantidad de equipaje. Por su parte, la posición de conductor es bastante elevada, lo que permite mantener el control absoluto del vehículo. En las asientos delanteros es un vehículo amplio, sobre todo por el ancho. Los puestos son ciertamente deportivos, tapizados en cuero y de regulación eléctrica sujetan bien el cuerpo tanto en frenadas como curvas.

Exteriormente, la parte delantera viene definida por la forma “abombada” del capó, las varillas de la parrilla clásicas de la marca alemana y los faros que se adentran hasta las aletas laterales, muy similar al modelo que precede. Por su parte, en la zaga, la altura del parachoques y luces a lo alto (tipo LED) remarcan la robustez y carácter agresivo de la X5.

La nueva X5 viene equipada con un potente motor V8 de gasolina con 4,8 litros de cilindrada (4.799 centímetros cúbicos), que alcanza 355 CV a 6.250 RPM de potencia máxima. Este motor daba 360 CV en la versión 4.8is del anterior X5. Con esta plata motriz y la caja automática de seis velocidades esta X5 alcanza 240 km/h, acelera de 0 a 100 km/h en 6,5. Gasta en promedio 8 km/l.

06

Además todas las versiones vienen con una caja automática, con palanca de cambios secuencial (Steptronic); es decir, no hay posiciones fijas para las posiciones D, R y N. La posición P se selecciona con un botón, no con la palanca. Con esta palanca también se pueden seleccionar manualmente las marchas, siempre que la velocidad de la X5 sea adecuada al cambio que se quiere seleccionar.

Esta caja de cambios ZF derivada de la anterior es excelente. Permite disfrutar de toda la emoción del X5 gracias a un sistema de seguridad que nos impide equivocarse al engranar una velocidad. Lo que si nos costó entender es que los cambios hacia arriba fueran con toques a la palanca hacia abajo (de manera inversa a la mayoría de las cajas secuenciales), y a esta situación cuesta realmente acostumbrarse.

Sin embargo, este novedoso sistema de selección de velocidades consigue que los recorridos sean muy cortos y que la fuerza en el modo secuencial sea mínima. Es decir, se trata de una solución muy favorable en términos ergonómicos. Además del confort, el sistema permite que en la consola central quede suficiente espacio para portaobjetos posavasos.

Dinámicamente la X5 es muy fácil de conducir. En todo momento nos transmitió seguridad, merced a su excelente motor y completo sistema de frenos, demostrando ser un vehículo ágil y, sobre todo, cómodo. La respuesta del motor V8 a bajo régimen es muy contundente y es notable que un vehículo de este peso pueda moverse con tanta ligereza.

08

Asímismo, la insonorización y la ausencia de vibraciones del motor con respecto al habitáculo están muy bien conseguidas. Al circular con él no da la sensación de ser tan alta y ancha y el sonido “ronco” del motor V8 en las aceleraciones bruscas es muy agradable y por cierto puede intimidar a muchos transeúntes.

El nuevo BMW X5 lleva de serie airbags frontales y torácicos, además de airbags laterales tipo cortina para proteger las cabezas de los ocupantes de los asientos de las dos primeras filas. El freno de mano es eléctrico y lleva de serie llantas de aleación ligera de 18 pulgadas con neumáticos tipo runflat de 255/55, primer vehículo de su segmento que monta estos neumáticos.

La X5 es un producto de vanguardia. Tiene soluciones únicas para su segmento, una motorización V8 notable y un sinnumero de elementos de seguridad y confort dignos de aplaudir.. ¿Es una SAV, SUV?, no importa, la sigla es lo de menos… sólo disfrútela.

01

LO BUENO:

  • Motor excepcional.
  • Equipamiento interior.
  • Frenos.
  • Control total al conducirla

LO MALO:

  • Caja secuencial algo complicada.
  • Sistema de entretenimiento enredado