Retrotest

Audi A4 2.0T 2007: Un señor del asfalto

Audi A4 2.0T 2007: Un señor del asfalto

12/4/2007

Motor de excepción. Así definimos al nuevo Audi A4 con la nueva planta motriz de inyección directa FSI. Un motor premiado y que saca lo mejor de si en un amplio margen de revoluciones.

A ver si lo recuerdan nuestros queridos lectores. Hace un tiempo probamos el Audi A4 1.8T y el A4 2.0 TDI. Pero hoy con la llegada al país de los motores de inyección directa (FSI) y turbo era el momento perfecto para conocer la nueva y premiada motorización 2.0T FSI en la línea A4.

Ello sin duda, luego de descubrir que estamos en la época en que los motores de gasolina turbo son cada vez más suaves, populares y dosificables, pero sin dejar de lado la potencia y aceleración. El 2.0T FSI es actualmente uno de sus principales exponentes. A priori podemos decir que es muy bueno, considerando prestaciones, respuesta y consumo, es posible que sea el mejor motor de entre todos los que tienen una potencia semejante (200 CV).

Tuvimos la oportunidad de testear el Audi A4 2.0T FSI, de la línea S-Line, modelo que incluye, entre otros elementos, seis airbag, control de estabilidad (ESP), dirección asistida variable Servotronic, apoyacabezas delanteros activos, caja de cambios automática con Multitronic (7 velocidades), climatizador, volante de cuero y tapiz de cuero. Otra importante novedad para Chile es que este modelo pertenece a la línea S-Line con cromados deportivos en el interior y exterior y además desde hace unos meses viene con una interfaz opcional para el iPod, que puede ser controlado desde el volante y la radio.

07

SOBRIO Y DEPORTIVO

En general el A4 es uno de las mejores sedánes medianos de lujo si consideramos la utilización de materiales de calidad y su buen ajuste. El interior es sobrio donde destaca el negro, y tiene detalles que hacen destacar sus características de sedán deportivo (S Line) como cromados en la consola central. El acceso al interior es algo incómodo pero el espacio adelante es suficiente. Es fácil lograr comodidad al volante gracias a que tiene regulaciones tanto vertical como longitudinalmente. Los ajustes del asiento también son bastante correctos, de accionamiento eléctrico.

Los mandos están colocados a mano, salvo los del climatizador, que están muy abajo y obligan a dejar de mirar a la carretera para manejarlos. Es de dos zonas y tiene buen funcionamiento, manteniendo la temperatura adecuada. Todos los mandos están iluminados (incluidos los del volante) y tienen buen tacto. Punto muy destacable es la iluminación del interior. Es excelente, ya que consta de luces en el techo y suelo.

La empuñadura del volante es gruesa y de muy buen tacto. Los instrumentos son muy simples pero claros y el display del computador central es bien legible (ahora tiene pantalla de varios colores). Sin embargo, el espacio interior no es grande. En la parte delantera se puede acomodar con tranquilidad una persona alta. Ahora, si viajan adultos en la parte de atrás, estos irán un poco ajustados.

El interior está muy bien terminado, con la calidad característica de la marca alemana. La calidad aparente es buena por el ajuste de las distintas parte del interior y por los materiales empleados. Sobre su exterior lo definimos como en ocasiones anteriores… “Todo es hermoso y simétrico, ancho y convexo, en donde se conjuga a la perfección la elegancia y el equilibrio. Llama la atención sus grandes puertas con una superficie vidriada muy pequeña, que en otros modelos puede lucir mal pero en este vehículo germano conjuga bien”.

Claro que ahora los cromados de la línea S-Line inscrito en la parrilla delantera y el la zaga le dan un look especial, muy deportivo. Atrás exhibe un aire deportivo gracias a las luces en la parte alta y lateral del baúl. Otro detalle son sus escapes dobles, uno en cada costado que le dan un fuerte aire de deportividad.

08

LO MEJOR, LEJOS SU MOTOR

Hace unas me llegó la noticia que el motor 2.0T FSI de inyección directa de gasolina había sido elegido por tercer año consecutivo como el “Motor del Año” como el mejor motor turbo en la categoría de 1.8 a 2.0 litros. Y la verdad es que es un premio justo. Es un motor versátil y extremadamente poderoso para ser un 2.0 litros. Destaca la capacidad de arrastre del motor, así como su utilidad para el día a día y el amplio rango del torque. Impresiona que sólo con una mínima presión sobre el pedal del acelerador se logra gran potencia y velocidad (7,1 segundos de 0-100 km/h y 235 km/h).

Nos llama la atención que no hay un régimen determinado en donde se note un incremento grande de la fuerza y no tiene una respuesta débil a revoluciones bajas. Por ello, en el A4 2.0T FSI la aceleración es muy buena, enérgica y constante en un intervalo de régimen muy amplio. Desde poco más de 1.000 rpm hasta 6.700 rpm, la aceleración es muy uniforme. Por lo tanto, como buen “turismo”, se maneja perfecto en carretera. En este ambiente, al 2.0 litros con tecnología FSI le basta rodar a 3,000 rpm en sexta velocidad para que el sedán viaje sobre 130 km/h.

Y si a ello le suma que a este motor un cambio automático por variador (Multitronic), el conjunto funciona de maravillas. Este sistema de caja secuencial consta de siete marchas o también la tradicional caja automática (Drive, Sport y Manual). Recomendamos usar la primera dado el excelente escalonamiento de las relaciones. Los recorridos de la palanca de cambios son cortos y el accionamiento de la misma es suave.

03

Las suspensiones son secas pero muy confortables, y otorgan especialmente en manejos de carretera una excelente relación entre estabilidad y comodidad. Los frenos son potentes. Ahora el tacto inicial requiere un cierto periodo de adaptación, porque frena mucho en el primer recorrido del pedal.

Concluimos que el A4 2.0T FSI se puede disfrutar como un auténtico ejemplar deportivo o un cómodo sedán familiar, por su planta motriz enérgica y proactiva, que le permiten disfrutar del alto performance sin correr riesgos. Su extenso paquete tecnológico es la envidia de muchos fabricantes gracias a los excelentes desarrollos que ha logrado en sus modelos la firma de los aros.

El Audi A4 2.0T FSI es una buena opción desde el punto de las prestaciones y del precio (CLP $22.850.000 en el momento de la prueba). Un modelo para quien busque un vehículo bien acabado, rápido, deportivo y con un alto grado de exclusividad y sofisticación.

10

LO BUENO

  • Bajo consumo y rendimiento del motor 2.0T FSI.
  • El look deportivo de la línea S.
  • La calidad general

LO MALO

  • Escaso espacio interior tanto adelante como atrás.
  • Falta de lugares donde guardar objetos.
  • Excesiva dureza de los asientos delanteros.

02

RESUMEN TÉCNICO

Situación Delantero longitudinal.
Nº de cilindros Cuatro en línea.
Cilindrada 1,984 cc/2.0 l.
Diámetro/carrera 85.2 x 92.8 mm.
Bloque/cabeza Aluminio/aluminio.
Distribución Doble árbol de levas en cabeza, 4 válvulas por cilindro. Admisión variable.
Alimentación Inyección directa con turbocargador e interenfriador.
Refrigeración Líquida con electrovent.
Potencia máxima 200 CV (DIN)/ 6,000 rpm.
Par motor 28.5 kg-m (206 lb-pie) entre 1,800 y 5,000 rpm.

TRANSMISION
Tracción Delantera.
Embrague Convertidor de par.

CHASIS
Susp. Delantera Triángulos sobrepuestos.
Elem. Elástico Resortes helicoidales.
Estabilizadora Sí.
Susp. Trasera Brazo inferior L con dos brazos de control.
Elem. Elástico Resortes helicoidales.
Estabilizadora Sí.
Frenos Doble circuito, ABS, ESP.
Delanteros Discos ventilados.
Traseros Discos sólidos.
Dirección Piñón y cremallera.

CARROCERIA

Bastidor Monocasco de acero.
Tipo Sedán, 4 puertas.
Nº de plazas 5.
Peso declarado 1,535 kg.
Depósito comb. 63 litros.

REND. OFICIALES

Velocidad max. 235 km/h.
Acel. 0-100 km/h 7.7 segundos.

CONSUMO

Urbano/ExtraUrb/Mix. 7.6/13.8/10.6 km/l.

Retrotest
@gabobaeza

Ingeniero Civil Industrial de profesión, tuerca de corazón desde mi primer auto a pedales. Deportista part-time y bueno para viajar. Aficionado al todo terreno y a todo lo que incluya aire libre

Más en Retrotest

Subaru MV 1800 4WD 1993: Una camioneta muy singular

Raúl Fariasseptiembre 30, 2016

Toyota Cressida 2.4 GL 4AT 1992: Lujo en su máxima expresión

Raúl Fariasseptiembre 23, 2016

Mazda 929 2.0 DX SW 1989: Un familiar japonés excepcional

Raúl Fariasjulio 29, 2016

Honda Accord 1.6 EX Hondamatic 1983: Sedán muy equipado

Raúl Fariasjulio 22, 2016

Toyota Corolla 1.3 XL Special 1992: Un clásico es para siempre

Raúl Fariasjulio 15, 2016

Subaru REX 600 (1977-1983): El pequeño que nos revolucionó

Raúl Fariasjulio 6, 2016

Volvo V70 R 1997: Recuperando un clásico de las station deportivas

Mauricio Carvallodiciembre 18, 2013

Renault Sandero 1.6 2009: Amplitud para llenarlo de ideas

Mauricio Carvallooctubre 1, 2013

BYD F3R 1.5 2009: Imitando lo bueno

Mauricio Carvallooctubre 1, 2013

Send this to a friend