Aston Martin muestra un Valkyrie 95% de producción

por Christian Martinez

El auto más extremo y sin compromisos que Aston Martin ha diseñado hasta el momento es el Valkyrie, que según ellos redefinirá el concepto de superdeportivo conocido actualmente. Si bien el año pasado lo presentaron de forma conceptual, aparecieron nuevas imágenes de una versión prácticamente de producción.

Entre las diferencias con el concepto original, se ven nuevas aperturas entre la cabina y los arcos de rueda frontales, para una mayor carga por aerodinámica. Además cuenta con nuevos focos inspirados en la Fórmula 1, que le permiten ser hasta un 40% más livianos que el foco más liviano que haya utilizado Aston Martin antes. Incluso hasta en detalles mínimos se usó alguna técnica para bajar el peso, como en el clásico logo frontal de la marca, donde en vez de utilizar la placa metálica de siempre (“muy pesada”) utilizaron aluminio químicamente adherido a la carrocería, apenas 70 micrones de espesor. 

En cuanto al interior, tablero e interior en general tiene un diseño muy minimalista, y fue hecho pensando en un espacio apto para 2 adultos promedio. Los asientos van pegados directo al chasis, por lo que la posición es muy similar a la de los vehículos de carrera monoplaza (con los pies casi levantados)  El volante (casi cuadrado) se puede retirar y tiene casi todos los botones necesarios para el vehículo, además de una pequeña pantalla. Hay 2 pantallas extra en el interior, cercanas a los pilares A, para simular los espejos laterales, y que muestran la imagen de 2 cámaras traseras.

La plataforma motriz se mantuvo sin comentarios esta vez, pero los rumores indican que tendrá un V12 de 6.5 litros apoyado por un motor eléctrico, para llegar a 1130 hp, más que suficiente para un peso cercano a los 1030 kg (mejor relación peso/potencia que cualquier superdeportivo actual, con más de 1 hp por kg).