SEDANES

Subaru Impreza 2.0L 154 CV CVT Limited: Correcta evolución

Subaru Impreza 2.0L 154 CV CVT Limited: Correcta evolución

El histórico superventas de Subaru, el Impreza presenta una nueva cara a fines de 2016, una nueva generación que fue presentada durante marzo de este año en el Salón de Nueva York y traida al país hacia fines del año pasado como modelo 2017. Los formatos actuales son sedán y hatchback (Sport) con precios desde los CLP 12.990.000, todos con un motor de inyección directa de 2.0L de 154 caballos a las 6.000 RPM y cajas CVT (simula siete cambios en modo manual con los Paddle Shift). Todos se fabrican en Japón.


El Subaru Impreza nació en 1992 y es el modelo de acceso a la casa nipona. Hoy, este modelo acaba de renovarse en Chile con el arribo de su esperada quinta generación, con versiones de carrocería hatchback de cinco puertas y sedán. Emplea por primera vez la nueva plataforma completamente renovada de Arquitectura Global Subaru, que mejoró significativamente la rigidez de la carrocería y la resistencia del chasis.  Actualmente el Impreza compite con modelos como el Toyota Corolla, Honda Civic, Nissan Sentra, Renault Fluence, Ford Focus, Mazda3, entre otros. En RM probamos el tope de gama en su versión cuatro puertas, el Impreza 2.0L 154 CV CVT Limited (CLP $16.490.000).

  • Impreza 1.6L CVT: CLP $12.990.000
  • Impreza 2.0L CVT XS: CLP $13.990.000
  • Impreza 2.0L CVT Dynamic: CLP $15.090.000
  • Impreza 2.0L CVT Limited: CLP $16.490.000 (nuestro test)
  • Impreza Sport 1.6L CVT: CLP $12.990.000
  • Inpreza Sport 2.0L CVT XS: CLP $13.990.000
  • Impreza Sport 2.0L CVT Dynamic: CLP $15.090.000
  • Impreza Sport 2.0L CVT Limited: CLP $16.490.000
  • MÁS AGRACIADO QUE ANTES

    Sus dimensiones son mayores que el Impreza actual (ahora mide 4.460 de largo, 1.775 de ancho, 1.480 mm de alto y una distancia entre ejes de 2.670 mm), con una distancia entre ejes 25 mm mayor, un largo total de 41 mm extra y un ancho que creció en 38 mm, mientras que la altura disminuyó en 15 mm Acá Subaru implementó una nueva filosofía de diseño denominada Dynamic x Solid, que se ven reflejadas en los cambios en exterior e interior, chasis y carrocería que presenta la quinta generación del Impreza.

     El diseño si bien es conservador y no alcanza la agresividad y deportividad del concepto mostrado hace un par de años, eso si, es más fresco y juvenil que el modelo que reemplaza, sobre todo en los focos delanteros que se aprecian más agresivos y ahora son full leds, tanto en posición como en los principales. Las llantas de 17” (con unos neumáticos de dimensiones 205, 50, R17) del modelo full lo hacen lucir elegante, eso si, son menos atractivas las que se ofrecen para el modelo en el mercado norteamericano, allá en 18 pulgadas. Los modelos de entrada tiene unas 16 que no me convencieron tanto.

    En su exterior presenta un look que entrega sensaciones de amplitud y también es más bajo lo que le da un mayor grado de deportividad. Adelante destaca la nueva grilla hexagonal con luces que la marca indica simulan ser unos “Ojos de Halcón” de un diseño que encontré atractivo, sobre todo por los led en diagonal en todos los ópticos (versiones full). Su máscara es el punto de inicio desde donde fluye la parte frontal, a través de los paneles de las puertas y hasta el final del auto.

    Por los costados tiene una línea de cintura alta, casi ascendente, llegando a una solución en la zaga más bien tradicional, recta, con formas bien marcadas que incluso lo hacen ver más voluminoso, y parecido a lo que ofrece actualmente su hermano mayor, Legacy. Agrega un solo escape, aunque creo que dos lo dejarían con un toque más deportivo.

    UNO DE LOS MEJORES INTERIORES

    Adentro se aprecia una mucho mayor combinación de deportividad, diseño y mejoras en la materialidad que le entregan una calidad que creo lo elevan hacia lo mejor del segmento (de hecho fue elegido en EEUU como uno de los mejores interiores de 2017, REVISALO ACÁ), incluso mejor a lo que hoy ofrece el recién renovado Mazda3. Sobre todo por los polímeros de la consola, cuero (con despuntes en la consola), plásticos delanteros, en los costados y puertas, todo de una excelente calidad. El resto, plásticos y revestimientos, están también a la altura.

    Sobre sus dimensiones interiores,son óptimas para llevar a cuatro pasajeros en todas sus dimensiones, para cinco es limitado, ya que el pasajero del centro irá incómodo al medio. Un punto muy alto son sus excelente asientos, de una calidad notable, con una suavidad del cuero, y que entregan una dureza justa para viajes largos, son esas butacas que no cansan y que todo se puede regular (y más aún cuando son eléctricas, como en esta unidad de pruebas).

    Al centro veremos un display color que indica muchas más funciones que antes, este se complemente con otra pantalla superior central con las funciones del computador abordo, sistema AWD, y distintos parámetros que ningún Subaru trae. Abajo de este está otra pantalla multifuncional touch de 8 pulgadas con sistema de Infotainment, incorpora entre otras aplicaciones Apple CarPlay y Android Autoy GPS. A ello suma un sistema de audio Harman Kardon  (sin los logos en las puertas) que realmente me sorprendió por su calidad, tanto en altos como bajos, además el software es excelente, muy intuitivo, rápido y fácil de usar, y que marca la pauta de lo que presentará la firma nipona en sus nuevos modelos.

    BUEN MANEJO, PERO TODAVÍA LE FALTA EMPUJE

    Bajo el capó debuta un nuevo motor de cuatro cilindros bóxer, 2.0 litros a la que agrega inyección directa de combustible y una relación de compresión más alta (12.5:1). Este bloque, denominado FB20, eroga 154 caballos de fuerza (seis caballos más que antes) y 196 Nm de torque a 4.000 RPM. Según indica la marca, varias piesas fueron completamente renovadas en comparación con el motor anterior, transformándolo en una unidad más liviana que entrega “más fuerza y economía de combustible”.

    A nivel mecánico integra el tradicional sistema de tracción a las cuatro ruedas Symmetrical All-Wheel Drive. Por su parte, la caja de transmisión Lineatronic CVT, mejoró bastante la relación de marcha y peso, entregando más aceleración, performance y ahorro de combustible. Además de emplear un completo sistema de transmisión automática, posee un modo manual que simula siete velocidades para una aceleración controlada. Las sensaciones que entrega esta caja son excelentes (para lo aburrida que son las CVT), no tanto al sumar marchas, es mejor al restar cambios, ya que simula muy bien el modo manual (paddle shift) de una “tradicional”. Se notan las evoluciones en este aspecto.

    Tiene un muy buen equilibrio para un manejo más agresivo y para el ahorro de combustible, antes no lo tenía. Cuando por ejemplo quitamos marchas en vez de frenar con los frenos, la retención de la caja CVT me sorprendió altamente. Sobre su dinámica, el motor 2.0L de inyección directa, ofrece lo que antes entregaba suavidad, respuesta lineal, con ciertos vacíos en la entrega de torque, que ya les detallaremos más.

    Si, porque sigue algo  lento en la partidas, pero en las recuperaciones se comporta mucho mejor. Cuando vamos ya en movimiento sobre los 50 km/l anda bien, pero si lo llevamos bajo de vueltas al motor Boxer le cuesta bastante tomar empuje. Acá es donde debemos usar la caja, las paletas al volante, y revolucionarlo un poco más para lograr mejores salidas o adelantamientos desde iniciado, ya con vuelo el Impreza se desempeña mejor.

    Según el 3CV (Consumo Vehicular) el Impreza tiene homologado 11,6 km/l en ciudad, 18,9 km/l en carretera y 15,4 km/l de consumo mixto. En Rutamotor logramos un consumo medio de de 13,4 km/l. Mantiene los atributos del modelo anterior. Frena muy bien, dobla excelente, y lo principal, tiene poca inclinación en curvas, a pesar de tener una suspensión bastante suave, y que soprende por su capacidad de filtrar todo, de las mejores de su segmento, como es tradicional en Subaru.

    Ayuda a su excelente dinámica de manejo, a su mayor rigidez de carrrocería y chasis. Por su parte, la incorporación de la barra estabilizadora trasera, disminuyó en un 50% el derrape del automóvil. También disminuyó 5 mm el centro de gravedad en comparación con el modelo actual, todos elemento que llevaron al alza el performance del nuevo Impreza.

    En resumen, un Impreza sedán es hoy más que nunca una de las mejores opciones del mercado, que mejora en todo frente al anterior modelo, con un diseño que ahora entrega más sensaciones. Una opción a poner de los primeros en la lista a la hora de ir a cotizar. ¿Qué opinas?

    SEDANES

    Experto, consejero, tu amigo. Un profundo conocedor de todo el mundo automotriz que te dará datos prácticos para que seas una mejor persona y por supuesto, un gran conductor.

    Más en SEDANES

    Consumer Reports no recomienda el Tesla Model 3

    Christian Martinezmayo 22, 2018

    El Volvo S60 no tendrá una opción diesel

    Christian Martinezmayo 16, 2018

    Alfa Romeo anunció planes para un nuevo SUV y un Giulia Coupe de 641 hp

    Christian Martinezmayo 14, 2018

    Audi A4 B5 1.8T 150 CV AT 1997 III: Armado y ajustes finales

    Mauricio Carvalloabril 30, 2018

    Sedanocalipsis en EEUU: Ford dejará de ofrecer el Fiesta, Focus y Fusion para ofrecer más SUVs y camionetas

    Christian Martinezabril 26, 2018

    Exclusivo para China: Mercedes Benz presenta el Clase A L Sedán

    Christian Martinezabril 24, 2018

    Ford estrenó una nueva generación del Focus 2019 que además incluye una versión crossover

    Christian Martinezabril 10, 2018

    El Borui GE: Geely anuncia un híbrido que rinde hasta 67 km/l

    Christian Martinezabril 2, 2018

    Honda presentará el Insight 2019 en el salón de New York

    Christian Martinezmarzo 26, 2018