Aire Libre

Prueba de larga duración: Aventura en Namibia – Parte II

Prueba de larga duración: Aventura en Namibia – Parte II

Continuando con esta prueba de larga duración, nuestra próxima parada será en el pueblo de Maltahohe, el que de a poco nos comienza a mostrar un mayor flujo de turistas y oferta de alojamientos. Este lugar también nos deleita con muchos Onix, un hermoso animal que parece una mezcla entre caballo, cebra y antílope. También nos encontramos con un aumento de los mosquitos y otros insectos, así que debemos comenzar a tomar precauciones para no ser objeto de muchas picadas. Y esto porque íbamos preparados ya que Namibia tiene zonas con malaria, aunque la mayor parte de estás se encuentran en el extremo norte, en la frontera con Angola, por lo que aún no debemos preocuparnos.

 A la mañana siguiente continuaremos con nuestro recorrido hasta el parque nacional de Sussusvlei, conocido por sus hermosas dunas de color rojo y sus árboles muertos en el medio del desierto, todo un espectáculo natural. Como es de esperarse, el camino sigue siendo de tierra, en general en buen estado, pero con tramos regulares y con bastante calamina. Ya llegando al parque nacional, vemos que existe más tráfico de turistas, los que se mueven en vehículos todo terreno muy equipados y que nos miran de manera extraña al encontrarse con este Hyundai Accent.

hyundai-accent-namibia-28

En el interior del parque nacional, circulamos por un camino asfaltado, lo que nos entrega un pequeño respiro de tanta tierra y polvo que hemos recorrido en los últimos kilómetros, y nos permite disfrutar de un paisaje hermoso y diferente. Al llegar al final del pavimento, debemos estacionarnos y subirnos a un 4×4 que nos llevará a través de las dunas a Deadvlei y Sussusvlei, donde realizamos un hermoso (pero muy agotador) treeking en la arena, con casi 40° de temperatura y a pleno sol.

Casi al salir del parque, visitamos otra atracción de este, y es el Cañón de Sesriem, un hermoso cañón por el que podemos caminar y recorrer sus laberínticos pasillos naturales. Uno se siente como niño recorriendo sus múltiples caminos, donde vemos las hermosas formaciones rocosas de miles de años, con diferentes colores y texturas.

hyundai-accent-namibia-32

Caminos de tierra por todos lados

El trayecto que nos antecede, ya hace un buen tiempo nos movemos solamente por caminos de tierra, nos llevará a la zona de Walvis Bay y Swakopmund, donde nos encontramos con la primera ciudad realmente grande y desarrollada en Namibia. Este camino hacia nuestro próximo destino es realmente hermoso, más de lo esperado, con un paisaje de desierto muy amplio, algunos pocos arboles aislados y casi sin animales. Nos tocó además ver el atardecer en esta ruta, uno de los muchos hermosos atardeceres de Namibia.

Llegamos a Walvis Bay ya de noche luego de uno de los  más hermosos atardeceres que pudimos apreciar, y claramente vemos que se trata de una ciudad grande, con semáforos, mucho comercio, calles grandes y asfaltadas, y mayor movimiento. Antes de irnos a dormir, fuimos a comer a un agradable restaurant en la costanera que se encontraba en el agua, al estilo de los palafitos del sur de Chile.

hyundai-accent-namibia-40

Al día siguiente amanecimos con un hermoso sol, donde pudimos apreciar una hermosa costanera, con muchos árboles, pasto y flamencos en el agua. El único pero es que hay un olor no muy agradable en el ambiente a ratos, y se debe a que utilizan aguas de alcantarillados para el regadío, algo que se entiende por no ser una zona de muchas lluvias y donde se debe cuidar el agua. Otra sorpresa también fue el clima, que aunque se asomaba un sol radiante, la sensación térmica era bastante menor, debido a un viento frío que corre desde el sur.

En esta localidad, básicamente disfrutamos de caminar por su costanera, comer rico en los restaurantes de su marina y recargar energías para los días que se vienen a continuación. Recorrimos algo su costa, donde además de una gran laguna natural con agua de más, nos encontramos con una gran fábrica de sal, con piscinas blancas y camiones pivotantes de tracción total.

hyundai-accent-namibia-48

Camino a Swakopmund

Cuando emprendemos rumbo, a pocos kilómetros de Walvis Bay, nos encontramos con Swakopmund, una ciudad aun mayor que la anterior, más desarrollada y sorprendente la verdad. Pero nuestro objetivo estaba aún muy lejos, por lo que decidimos seguir y esta vez, tomar una ruta más larga, tratando de evitar algunos kilómetros de tierra para cuidad el auto. La ruta pavimentada se dirige hacia el centro del país y luego a Windhoek (su capital). Aunque no alcanzamos a llegar hasta esta última ciudad, pasamos muy cerca, para volver a tomar una ruta más costera, y donde nuevamente llegamos a los caminos secundarios de tierra.

Este tramo fue uno de los más largos que tomamos de una sola vez, cercano a los 780 kms, por lo que significó un mayor cansancio y atención por los tramos de carretera y sobre todo los de tierra. De hecho, el último tramo, cuando ya se había oscurecido por completo, fue uno de los más complicados de todo el viaje. No había ningún pueblo cercano para poder parar antes a dormir, había mala señalización y además, el camino estaba realmente malo.

hyundai-accent-namibia-36

Los últimos 30 kilómetros fueron casi un infierno, con fuertes pendientes en el camino, piedras sueltas y roderas muy grandes, por lo que el manejo tuvo que ser extremadamente cauteloso con el auto, los neumáticos y las llantas, con una velocidad promedio cercana a los 20 km/h. Por fin, luego de dos horas de mucha alerta, arribamos a Palmwag, pequeño poblado donde pudimos alojar antes de continuar nuestro trayecto a Opuwo, nuestro próximo destino, donde buscábamos conocer a las tribus Himbas.

A la mañana siguiente, luego de una corta, pero reponedora noche (llegamos cerca de la 1 am y tuvimos que dormir en el auto, estacionados en el sector de camping del lodge, ya que no habían habitaciones disponibles), seguimos nuestro camino hacia el norte. Ya por suerte el camino, siempre de tierra, estaba en mejores condiciones, por lo que se tornó menos estresante y nuevamente, menos exigente para nuestro Hyundai Accent. Recordemos que la versión probada, cuenta con un juego de llantas de aleación aro 16, con neumáticos de perfil bajo 205/50, así que estábamos permanentemente pendientes de la presión de aire y de no pinchar ninguno.

hyundai-accent-namibia-56

Ya en esta zona norte de Namibia, vemos mayor tránsito en los caminos, con una gran parte camionetas 4×4, SUV y Jeeps, junto con buses o camiones, mejor preparados para estos caminos. Y así y todo, nos cruzamos con varios con problemas en sus neumáticos, por lo que nos miraban con algo de envidia cuando los pasábamos sin problemas.

Como les comente antes, el objetivo era arribar hasta Opuwo, ciudad desde donde se pueden tomar tours guiados para conocer alguna de las villas donde aún viven los Himbas, una de las tribus más antiguas de África y que aún mantienen su forma de vida simple y casi totalmente desconectados de la civilización.

hyundai-accent-namibia-54

Las villas de estos Himbas

Pero la suerte nos acompañó otra vez, y antes de llegar a Opuwo, a unos 100 kms al sur, nos encontramos directamente al lado del camino a varias villas de estos Himbas, junto con un “guía” que nos llevó a conocer de cerca a estos especiales habitantes de Namibia. Este “guía” no es más que una persona que desciende de estos Himbas, pero que actualmente es profesor de ellos para ayudarlos con temas de salud y educación, para poder acercarlos a la civilización actual.

Pudimos conocer cómo viven, en sus pequeñas chozas, su manera de vestir (aunque apenas visten ropas), de que viven, etc. Fue un recorrido muy interesante y que a los que les interese algo más, puedan investigar más de ellos y conocer su cultura. Luego de compartir con ellos, dejarles unos pequeños obsequios, continuamos nuestro trayecto hasta Opuwo, el que sería (por suerte), el último tramo de tierra por lo menos en los próximos días.

hyundai-accent-namibia-57

Continuaremos con la tercera parte y final de esta prueba de larga duración, en donde recorrimos casi 6.600 kms entre Sudáfrica-Namibia-Sudáfrica, recorriendo por el parque nacional de Etosha, conociendo la capital Windhoek y volviendo por las carreteras centrales de Namibia rumbo al sur.

  • Enzo Schiaffino Salas

    Que increible tu travesia. Caminos, paisajes pero por sobretodo la gente con la que pudiste tener contacto. Que orgullo de ser Chileno y estar ahi. Debo hacer comentario del Accent. Se jactan en Chile por ser de origen coreano, plasticos Wenco entre otros y es increible todo lo que has recorrido, sin problemas. Lo aplaudo…

Aire Libre
@gabobaeza

Ingeniero Civil Industrial de profesión, tuerca de corazón desde mi primer auto a pedales. Deportista part-time y bueno para viajar. Aficionado al todo terreno y a todo lo que incluya aire libre

Más en Aire Libre

25 al 27 de agosto: Se lanza el primer “Salón de la Bicicleta”

Mauricio CarvalloAgosto 3, 2017

Bollinger B1: Un potente todoterreno también puede ser eléctrico

Mauricio CarvalloJulio 31, 2017

Red Bull Soapbox Race este 27 de noviembre: Listos los “autos locos”

Mauricio CarvalloNoviembre 25, 2016

Suzuki y su apoyo a Bureo, una innovadora iniciativa de reciclaje

Claudio MarffulNoviembre 2, 2016

Prueba de larga duración: Aventura en Namibia – Parte I

Gabriel BaezaNoviembre 2, 2016

Estudio: Autos eléctricos ayudarían a enfriar las ciudades y reducir las emisiones de CO2

Mauricio CarvalloMarzo 24, 2015

7.5k y 15k: “Excellent Series New Balance Subaru” convocó a más de 4.000 corredores

Mauricio CarvalloOctubre 28, 2014

Chile: Suzuki Climbing Tour llegó a lo más alto

Mauricio CarvalloOctubre 29, 2013

Changan se pone a prueba e inicia travesía por Sudamérica

Mauricio CarvalloOctubre 21, 2013